Los sindicatos con presencia en el Banco CCM —CCOO, UGT, CSICA y CSI.F— han optado este miércoles, en la reunión que han mantenido en Tarancón (Cuenca), por adoptar una postura "prudente" antes de tomar cualquier iniciativa, después de que la entidad haya explicado que, de momento, no transfiere sus activos, pasivos y plantilla al Banco Base que forma el Sistema Institucional de Protección (SIP) liderado por Cajastur debido a un problema jurídico financiero.

Varias fuentes sindicales consultadas por Europa Press han señalado que se pospone de esta forma el plan de acción "inmediato" que iban a poner en marcha, y han dejado claro que este problema jurídico no afectará a las decisiones laborales que marca el SIP —aprobadas y recogidas recientemente en un acuerdo con los sindicatos— y que se están aplicando ya en el Banco CCM.

No obstante, estas fuentes han afirmado que se mantienen en pie la petición que han hecho al presidente de Cajastur, Manuel Menéndez, que es también consejero delegado del Banco CCM y primer ejecutivo de la nueva entidad central del SIP, para que dé las explicaciones oportunas sobre la situación del Banco CCM, ya sea en una reunión con ellos mismos o por medio de un escrito a los trabajadores de la entidad.

Es por ello por lo que han explicado que si finalmente el Banco CCM no está en el SIP —como les ha prometido la entidad— al igual que Caja Mediterráneo, Caja Cantabria, Caja Extremadura y Cajastur, tomarán otro tipo de medidas que no han querido desvelar.

Carta a los trabajadores

Dichas fuentes han señalado igualmente que "lo peor" de esta situación es la falta de información y la "incertidumbre" que este hecho genera de cara a los empleados del Banco CCM. Así, han apuntado que para transmitir tranquilidad a los mismos les han enviado una carta.

En dicha misiva, a la que ha tenido acceso Europa Press, los sindicatos ven "inadmisible" que la mayoría de los acontecimientos que han ocurrido en la entidad los hayan tenido que conocer a través de los medios de comunicación y dicen que "de poco ha servido el cambio de dirección y propiedad, ello a pesar del conocimiento que del pasado tienen".

Igualmente, explican a los trabajadores los problemas de naturaleza jurídica y financiera para que el Banco CCM no transfiera sus activos, pasivos y plantilla a la Sociedad Central o Banco Base del SIP. Así, concretan que se basan en la "inseguridad que tienen de poder recuperar el crédito fiscal que ahora tiene el Banco CCM como consecuencia de las pérdidas de Caja Castilla La Mancha en los ejercicios 2008 y 2009".

"Según parece —continúan los sindicatos— de transferir la actividad financiera al Banco Base, se pueden perder más de 700 millones de euros, que es el montante aproximado del impuesto sobre sociedades negativo de los dos ejercicios de pérdidas de CCM. Esto ha obligado a retrasar la decisión de la mencionada transferencia y esperar a que se aclare este extremo". INDIGNACIÓN

También apuntan en su escrito que han trasladado a los interlocutores del Banco Base su "indignación" por la falta de información y les han exigido que no vuelva a repetirse, respondiéndoles éstos que "todo ha sido como consecuencia de una lamentable filtración" y que "su intención era el informarnos de ello en breve, pero que esto no ha sido posible".

Asimismo, señalan que los interlocutores del Banco Base "se han disculpado por ello", al tiempo que se han comprometido a informar a través de la Intranet de la entidad a toda la plantilla y les han trasladado además que, en términos de unidad de dirección y de empresa, "el Banco Base y Banco CCM es una sola empresa, por lo que tendrá igual dirección, política de gestión, financiera, de productos, de aplicativo informático que el resto del grupo".

Los sindicatos, en su carta a los trabajadores, esperan que la total integración sea una realidad "en el menor plazo posible" que aleje muchas de las preocupaciones que han circulado en todo los ámbitos de la entidad, "principalmente" en la zona de expansión.

Si bien es cierto, añaden, que cuando han preguntado a los interlocutores del Banco CCM cómo se va a desarrollar el cierre de las oficinas de la entidad fuera del ámbito territorial de Castilla-La Mancha, la respuesta ha sido "inexistente al afirmar que no tienen decidida aún su materialización. Lo que sí se han apresurado a confirmar es que no va a tener unas consecuencias distintas de las previstas y reguladas por el acuerdo laboral".

"sin rumbo y sin objetivos"

Los representantes sindicales de los trabajadores lamentan que la sensación generalizada de los trabajadores de ir "sin rumbo y sin objetivos", ya que apuntan en su misiva que no existe "política clara" de negocio, que parece que no hay interés por fidelizar a la clientela o que haya operaciones de activo restringidas "hasta a los clientes más solventes y reputados".

A ello unen una actitud de los nuevos responsables "desconfiada, en algunos casos, menospreciativa y, por lo general, nada integradora". Lo que da como resultado —dicen— "el deterioro del negocio y del ya mermado ánimo de las personas que han puesto esfuerzo y empeño en que esto funcione".

Por ello, alertan de que si no operan cambios los trabajadores corren "ciertos y graves riesgos". "La mayor parte de las personas que trabajamos en Banco CCM somos muy conscientes de la realidad de nuestro sector y, por ello mismo, no alcanzamos a entender determinadas cosas, menos aun cuando nadie informa, nadie comunica, nadie lidera y nadie ilusiona o motiva".

Después de confiar en que se trate algo "meramente coyuntural", los sindicatos concluyen su escrito a los trabajadores deseando que, con la mayor "urgencia" posible, tenga lugar la reunión que han pedido a Menéndez o, alternativamente, se informe a la plantilla de la situación en que queda el Banco CCM tras la decisión de no integración en Banco Base.

Consulta aquí más noticias de Toledo.