El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, ha asegurado en el Congreso que las diferentes regiones no pueden aplicar las mismas políticas de empleo y ha señalado que no existe "ninguna dificultad" en que las bonificaciones que incluye el decreto ley que prevé aprobar el viernes el Consejo de Ministros "pueda ser ejecutada también en el ámbito de las comunidades autónomas".

En respuesta a una interpelación del portavoz de Empleo de CiU, Carles Campuzano, Gómez ha explicado que la reforma busca fortalecer los servicios de empleo, regular los "derechos básicos" para que haya igualdad de trato y se mantenga el principio de "unidad de mercado", al tiempo que se fija una "estrategia española de empleo coordinada con la europea" y se transforma la definición de políticas activas para conjugar las actuales competencias autonómicas en la materia.

En cualquier caso, Gómez ha recalcado que el Gobierno debe fijar los "criterios comunes" en cuanto a "orientación profesional, promoción del autoempleo y formación", pero a partir de aquí las comunidades deberán proceder a la definición de sus políticas y acciones.

Reducir el gasto en desempleo.

A su juicio, las comunidades autónomas pensaban en "términos inadecuados" al centrar su actuación en materia de empleo en las personas que no recibían la prestación por desempleo, algo que "no tiene sentido" cuando la cobertura alcanza al 80% de los desempleados.

Por este motivo, el ministro ha asegurado que es "crucial" diseñar fórmulas para que las comunidades puedan centrar la atención de políticas activas de empleo sobre el conjunto de perceptores de la prestación, obteniendo "nueva disponibilidad de gasto" para ello, reduciendo el tiempo de percepción de prestaciones y subsidios y, en consecuencia, el gasto destinado a esta partida.

Se destinan ya más de 7.000 MILLONES.

"Estamos destinando a políticas activas algo más de 7.000 millones de euros, pero debemos tratar de aumentar la cantidad reduciendo lo que ahora va a prestación por desempleo", ha remarcado.

El ministro ha asegurado que se ha conseguido un "alto grado de sintonía" con las comunidades autónomas acerca de cuál debe ser el desarrollo, "al menos de los aspectos centrales", de las políticas de empleo: la orientación-intermediación y la formación profesional, evaluando su "rendimiento y flexibilidad" en términos de "resultados y de eficiencia".

Este "amplio proyecto normativo", que verá la luz el viernes, ultima "cuestiones importantes" para conjugar competencias del Estado y coordinar visiones a corto y medio y largo plazo y "concertar actuaciones" en el "plan de choque" para el empleo, que debe de ser "ambicioso" para poder aprovechar "desde su más temprano inicio" la recuperación económica.

30%

De parados en acciones formativas.

Éste contiene cuatro programas de actuación dirigidos a los colectivos más afectados por el paro, y que contempla, en primer lugar, bonificaciones al 100% para la contratación a tiempo parcial de menores de 30 años y parados de larga duración.

También podrán acogerse en el caso en que hayan agotado sus prestaciones a un programa de recualificación profesional que incluye ayudas equivalentes al 75% del IPREM mensual, e itinerarios de inserción con carácter personalizada. Además, en 2011 se incluirá alrededor de un 30% de desempleados en acciones formativas.

Asimismo, se incorpora una estrategia global de fomento del empleo para mayores que se desarrollará en un plazo de seis meses, lo que supondrá una "pieza importante" en el proceso para la reforma de las pensiones. "Cuando hablamos de prolongar la edad de jubilación, debemos buscar estrategias para prolongar la permanencia en el mercado laboral", ha remarcado. "De esto dependerá que podamos traducir esta edad legal en un aumento de la edad real", ha remarcado.