La jueza instructora del caso Voltor, Carmen Abrines, interrogará este jueves al ex presidente de UM Miquel Àngel Flaquer, quien solicitó su comparecencia voluntaria en el marco de la pieza que investiga la transferencia presuntamente irregular de 1,2 millones de euros públicos en una cuenta corriente abierta en la entidad bancaria Banif. Tras formular esta petición, la magistrada reabrió la instrucción de este fleco, que ya había concluido, para poder tomarle declaración.

Y es que la titular del Juzgado de Instrucción número 10 ya había acordado finalizar las investigaciones de esta pieza al considerar que no restaban más diligencias por practicar, paso previo a su pase a procedimiento abreviado.

Las investigaciones apuntan a que la cuenta fue abierta por el ex conseller de Turismo Francesc Buils, quien habría efectuado dos transferencias por un total de 1,2 millones pese a contar con un informe jurídico desfavorable ya que no se podían depositar en un banco distinto al designado oficialmente para la Conselleria.

El ex gerente del Instituto de Estrategia Turística (Inestur), Antoni Oliver, manifestó que fue el ex contable de UM, Álvaro Llompart, quien propuso la apertura de esta cuenta tras entrevistarse con Buils y con el propio Flaquer, quien quiere desvincularse de estos hechos alegando que su participación en ellos no fue más allá de su mera presencia en este encuentro.

Por su parte, el sucesor de Buils, Miquel Nadal, aseguró sin embargo que cuando tuvo conocimiento de la existencia de esta cuenta, ordenó que se cancelase de forma inmediata.

De forma paralela, Flaquer también ha sido emplazado a declarar el 15 de febrero, aunque en este caso dentro de la pieza relacionada con las adjudicaciones presuntamente irregulares que percibió el empresario de la comunicación Jacinto Farrús desde el Inestur, dependiente de la Conselleria de Turismo.

Las pesquisas sitúan a Farrús, en libertad bajo fianza de 100.000 dentro de esta causa, como "figura clave en el entramado de adjudicaciones" realizadas, y le relacionan con 21 sociedades en la que consta como administrador o apoderado y en otras 120 mercantiles de las que ha formado parte.

Así, le vinculan no sólo con las licitaciones del Inestur sino también de "otras esferas" del Gobierno balear, tal y como consta en uno de los oficios policiales incluidos en el amplio sumario del caso.