Los análisis forenses practicados por el Instituto de Medicina Legal de Catalunya (IMLC) a las presuntas víctimas del celador del geriátrico La Caritat de Olot, Joan Vila, han detectado la acumulación de fármacos en dos de los ancianos.

En uno de los casos, el de un hombre que murió en agosto de 2010, se han encontrado hasta siete medicamentos diferentes en las muestras del encéfalo, De estos siete, también se ha detectado presencia de ellos en las muestras recogidas del estómago de la misma víctima.

Los medicamentos encontrados son: zolpiden, trazodona, venlafaxina, desmetilvenlafaxina, alprazolam, lormetazepam, halazepam y diazepam; muchos de ellos usados normalmente como antidepresivos o ansiolíticos.

En otra de las víctimas, una mujer que falleció en julio de 2010, los laboratorios han encontrado hasta cinco fármacos diferentes, tanto en el encéfalo como en el estómago.

Los informes también indican que en una de las víctimas se ha detectado una dosis importante de Venlafaxina y en otra de ellas Mirtazapina, ambos medicamentos usados como antidepresivos.

En los demás casos, el IMLC no ha detectado ninguna sustancia de las que se le había encargado que buscaran.

Productos cáusticos

Los resultados del IMLC también ratifican que las tres últimas víctimas del celador, las que destaparon el caso, murieron por ingesta de productos cáusticos.

En las pruebas realizadas se ha visto, por ejemplo, que las víctimas tenían tanto el estómago como el esófago "con necrosis y reacción inflamatoria aguda" compatible con la ingesta de cáusticos.

Consulta aquí más noticias de Girona.