El presidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil (CHMS), Francisco Fernández Liñares, ha afirmado que está "plenamente controlado" el vertido de gasoil registrado en la tarde del domingo de más de 11.000 litros de combustible procedente de la empresa Bgal.

A preguntas de los medios, ha explicado que se han retirado 130.000 litros de agua mezclada con combustible y, de los más de 11.000 litros derramados, ha resaltado que quedan por absorber "unos 2.000 ó 3.000".

Liñares ha aclarado que no se produjo "ningún escape" al Río Ladra y tampoco al Miño. "Se ha registrado el daño que en un principio pensábamos que podría haber ocurrido", ha afirmado.

Sobre la posible falta de elementos de contención por parte de la empresa ante un accidente de estas características, el presidente del organismo de cuenca, ha señalado que las licencias urbanísticas para este tipo de industrias son las que delimitan las precauciones que se han de adoptar.

"Yo no puedo afirmar si se cumplieron o no", ha subrayado Liñares, quien ha requerido conocer el trabajo del Seprona de la Guardia Civil, ya que fue un agente de esta institución quien saltó la valla de la factoría y logró cerrar el escape que se estaba produciendo.

En cuanto a la influencia sobre el medio ambiente, al ser un humedal el afectado, Fernández Liñares ha manifestado que la confederación tuvo que abrir un expediente sancionador, "como se hace en estos casos", si bien advirtió que los daños "fueron mucho menores" de los que se temía en un principio. "La sanción se tiene que instruir, pero el daño es menor de lo que pensábamos", ha apostillado.

"muy agresivo"

Por su parte, el alcalde de Begonte, el independiente Antonio Vázquez, ha recalcado que está "controlado" el vertido de gasóleo y ha señalado que, en todo momento, "la situación está controlada". "Conseguimos que no llegase al río y ahora se lleva aspirado más de la mitad del gasoil vertido", ha añadido.

Así, ha indicado que confía en que a lo largo de la presente semana se finalicen los trabajos de limpieza del humedal sobre el que se derramó el gasóleo. No obstante, dijo que después se seguirá controlando aquella área, porque "cuando llueve es una zona muy inundable, hay mucha maleza y siempre puede quedar algún resto". "Tenemos que controlar eso durante una temporada", abundó.

El regidor local destacó que el vertido no llegó al río, "ni a ningún otro lugar de interés patrimonial". "Después habrá que esperar a ver el impacto ambiental en las plantas de alrededor", puntualizó.

Por su lado, la portavoz de la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galicia (Adega) y bióloga, Adela Figueroa, alertó de que el gasóleo es "muy agresivo para el medio acuático".

"Si la cantidad no es muy grande puede ser que el medio lo absorba poco a poco, aunque como flota sobre el agua no va a ser muy fácil para los organismos que están en la zona que puedan metabolizar el vertido", ha comentado.

"El que agrede el medio ambiente nos está robando a todos un poco", ha aseverado la portavoz ecologista. "Ése es el concepto que tenemos que tener toda la ciudadanía, que eso es un medio de vida para todos, que pertenece a todos y que más pronto o más tarde nos va a costar dinero", ha agregado.

La ecologista lucense ha planteado que "hay que tomar medidas de precaución y cuando alguien produce un daño de ese tipo tendrá que pagar y, además, descontaminar y garantizar, a su vez, que no se vuelva a repetir".

Consulta aquí más noticias de Lugo.