El Museu d'Etnologia de Valencia inaugura este miércoles en su sede del Centre Cultural La Beneficència la muestra 'Gitanos de Hungría. Del hombre exótico al ciudadano', que ofrece un repaso en imágenes de 125 años de la historia de la que es la minoría más numerosa en Europa. La selección, coproducida por el centro cultural valenciano junto al Museo Etnográfico de Budapest, confronta la imagen que la sociedad se ha formado de esta comunidad y la que tienen sus propios miembros con el fin de romper prejuicios y conocer su auténtica realidad.

La selección, que se podrá visitar hasta el próximo 26 de junio, ha sido presentada en rueda de prensa por el delegado del área de Cultura de la Diputación de Valencia, Salvador Enguix; la secretaria de Estado del Ministerio de Asuntos Públicos y Justicia, Barbalá Papp-Váry; la embajadora de la República de Hungría en España, Edit Bucsi Szabó; uno de los comisarios de la muestra, György Szelják; el director del Museu d'Etnologia, Joan Seguí; y la directora de zona y el coordinador de la Obra Social de Caja Madrid, que colabora en el proyecto, Trinidad Ibáñez y José Blanca. Durante la presentación, un grupo gitano ha brindado una muestra de su tradición musical.

Un total de 160 fotografías, así como numerosos objetos y audiovisuales, integran los fondos de esta exhibición, que proceden del Museo Etnográfico de Budapest, de otros centros culturales húngaros y de los propios autores de las instantáneas, ha explicado Szelják.

La exposición se divide en varios secciones que analizan el camino recorrido desde la visión del gitano como un ser exótico hasta su integración social con voz propia. El primer apartado aborda así el 'descubrimiento' de los gitanos y su consideración de "hombre salvaje" europeo, que se ilustra con obras fechadas entre final del XIX y principios del XX.

Seguidamente, se propone al espectador un viaje visual por el mundo propio de los gitanos, las investigaciones etnográficas sobre este pueblo, la percepción sociológica sobre ellos y la propaganda política que se generó a su alrededor durante el socialismo de Estado.

La muestra no se olvida tampoco de plasmar cómo, a partir de la segunda mitad de la pasada centuria, la fotografía documentó la insostenibilidad de la pobreza y el respeto por la diferencia cultural. La selección culmina con un conjunto de piezas que pretende "destruir y deconstruir estereotipos", como imágenes de álbumes familiares, fotografías de estudio o de aficionados.

Joan Seguí ha subrayado que esta muestra es "un punto de partida para tomar nota del ejemplo húngaro y proyectar más atención a la comunidad gitana valenciana y española, un campo en el que todavía hay mucho por hacer".

ITINERANCIA

El director del Museu d'Etnologia ha añadido que se está trabajando en diseñar una itinerancia para que esta muestra pueda verse en otros lugares de España, ya que tiene "un gran interés".

Por su parte, la representante del Gobierno húngaro, Barbalá Papp-Váry, ha recordado que, durante la presidencia rotatoria de la Unión Europea, Hungría se ha marcado entre sus objetivos trabajar a favor del desarrollo de los gitanos y ha recalcado que la exposición que ahora acoge Valencia contribuye a "acercar a todos los pueblos europeos a esta cultura".

En la misma línea, la embajadora de Hungría, Edit Bucsi, ha subrayado que en el continente hay entre 10 y 12 millones de gitanos y todo lo relacionado con ellos es un "asunto global europeo que necesita una solución común". Por ello, ha apostado por tener "corazón para dar a esta comunidad una perspectiva para salir de su situación desfavorable".

Consulta aquí más noticias de Valencia.