Ciudad Real se ha convertido, tras las experiencias de Burgos y Murcia, en la tercera ciudad española en la que se ha puesto en marcha La Oficina Judicial, como nuevo modelo centralizado de gestión de la Administración de Justicia.

Según ha explicado el secretario de Modernización y Relaciones con la Administración de Justicia, Ignacio Sánchez Guiu, con este cambio se alcanza un "hito histórico, importante", que va a favorecer una mayor agilidad en la administración de la Justicia.

Ante las protestas de los funcionarios, que pedían un retraso en la puesta en marcha de la oficina, actitud reflejada también este miércoles durante la inauguración, Sánchez Guiu ha reconocido que este tipo de cambios siempre lleva "incomodidad y esfuerzos".

Ha señalado, en este sentido, que, en pocas semanas, la situación de normalizará y se comprabaran los beneficios que esta nueva organización conllevará y ha añadido que el trabajo se normalizará.

A este respecto, Mariano Muñoz, presidente de la Junta de Personal, al final del acto ha declarado a los medios, ha indicado que están preocupados porque la puesta en marcha de la Oficina Judicial "colapse" el trabajo en Ciudad Real.

Muñoz se ha referido como ejemplo los problemas que están surgiendo en Burgos y Murcia, algo que a su juicio, se puede repetir también en Ciudad Real. REFORMAS

Por otro lado, Sánchez Guiu, ha recordado que la puesta en marcha de la Oficina Judicial es también una consecuencia de las reformas de las leyes procesales, de la incorporación de nuevas tecnologías y el impulso de los expedientes dilátales.

Por su lado, Gabriela Bravo, vocal territorial para Castilla La Mancha y portavoz del Poder Judicial, también ha valorado de manera positiva la apertura de la Oficina Judicial, algo que, en su opinión, favorecerá la "eficacia" en el trabajo a desarrollar.

La puesta en marcha de la Oficina Judicial, por otro lado, ha obligado a trasladar en cinco días, un total de 25.000 expedientes judiciales, repartido entre 630 cajas.