Cinco ciudadanos rumanos han sido detenidos en la localidad vallisoletana de Geria (Valladolid) como integrantes de un grupo organizado dedicado al tráfico de trabajadores de su mismo país, a quienes mantenían alojados en una nave agrícola en precarias condiciones, forzaban a trabajar y exigían el pago de una supuesta deuda de 1.500 euros contraída por el traslado a España.

Según han informado fuentes de la Policía Nacional en un comunicado recogido por Europa Press, la detención de los cinco individuos, que compartían un piso en Geria, se llevó a cabo en la jornada del martes. No obstante, la operación sigue abierta ya que aún se busca al cabecilla del grupo, que está "perfectamente identificado".

Los agentes del Grupo III de la Unidad Contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (Ucrif), tuvieron conocimiento a finales del mes de enero, gracias a la denuncia interpuesta por un ciudadano rumano, de que existía una organización que traía ciudadanos rumanos a España con la promesa de ofertas de trabajo muy beneficiosas.

Sin embargo, cuando las víctimas —en la nave vivían entre 12 y 14 trabajadores— llegaban a España se les retiraba el pasaporte y toda la documentación que portasen, y se les exigía el pago de la deuda contraída por el traslado, que ascendía a 1.500 euros. Los ciudadanos rumanos se mantenían alojados en unas precarias instalaciones agrícolas en la localidad de Villamarciel, perteneciente al municipio de Tordesillas.

Una vez en el país, la organización les forzaba a trabajar en diferentes explotaciones agrícolas y se quedaba con el dinero del pago correspondiente a los trabajadores que, no obstante, recibían una cuantía significativa para sus gastos más necesarios.

Según el relato policial, cuando algunas de las personas se negaban a llevar a cabo los trabajos encomendados, los ahora detenidos "no dudaban en hacer uso de la violencia física para doblegar su voluntad, y hacer que estos trabajaran".

Tras realizar diferentes gestiones por parte de los agentes del grupo especializado, se pudo identificar tanto al cabecilla del grupo, como a los demás integrantes. Así, se ha detenido a C.P, de 30 años, A.S, de 32; y M.A.C, de 28; quienes conducían las furgonetas en las que los trabajadores eran llevados a las tierras de labor; G.R, de 50 años, quien controlaba la nave en la cual se hospedaban e intimidaba a los ciudadanos para que siguieran las órdenes; A.A.M, de 29 años, que llevaba las cuentas y gestionaba el dinero recaudado.

Además de identificar a los integrantes del grupo, se localizó la nave en la cual se encontraban viviendo los ciudadanos rumanos en condiciones insalubres. De hecho, la persona que interpuso la denuncia en dependencias policiales tuvo que ser asistida por el servicio médico ya que presentaba pulgas y síntomas de padecer sarna.

No obstante, debido a las medidas de seguridad que adoptaban los investigados y a las características físicas de los terrenos de labranza, hasta el momento no se ha podido aclarar las explotaciones en las que han trabajado. Por ello, también se investiga para averiguar quiénes son los titulares de las fincas en las cuales trabajaban estos ciudadanos.

Hasta el momento se desconoce la cuantía que este grupo ha obtenido como consecuencia de su actividad ilícita.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.