MADRID, 9 (

Europa press televisión)

El propietario del establecimiento Asador Guadalmina de Marbella (Málaga), José Eugenio Arias, el primero en declararse insumiso desde que entró en vigor la nueva Ley Antitabaco el pasado 2 de enero, ha decidido dar un paso más en su cruzada contra la norma y ha puesto en marcha una recogida de firmas en Madrid, afirmando que "va a conseguir que se derogue" la ley.

En declaraciones a Europa Press Televisión, Arias, ha explicado este miércoles que ha viajado a Madrid en representación de la plataforma de hosteleros 'Reforma o ruina' para recoger un total de 500.000 firmas que piden la derogación de la norma. Así, ha revelado que el principal reclamo es "conseguir que los hosteleros puedan decidir si aplican o no esta ley".

"Voy a estar en Madrid hasta el viernes; me voy a situar en distintos puntos de la ciudad. Desde el día 2 —de enero— que implantaron esta dictatorial y absurda ley yo dije que no estaba de acuerdo y por supuesto voy a llegar hasta el final", ha subrayado.

El propietario del restaurante marbellí ha manifestado que la campaña, que comenzó el mismo día que entró en vigor la ley, va "fenomenal" y ha calificado de "impresionante" la cantidad de firmas que recibe diariamente en apoyo a su iniciativa.

"Me es imposible calcular las que llevamos, pero más de 100.000 ya sí", ha señalado delante del puesto que ha colocado en el Paseo de la Castellana y que lleva una imagen del histórico dirigente del PCE Santiago Carrillo, conocido fumador, con un cigarrillo en la mano.

"Es una cosa graciosa dentro de lo que cabe, este señor con 94 años que sigue fumando y no se ha muerto. Que el tabaco es malo eso lo sabemos todos, no vamos a defender ahora ni lo pretendo. No es que el tabaco mate directamente, hay muchas otras cosas que matan mucho más rápido y ése es el motivo de haberlo puesto nosotros", ha argumentado el hostelero.

En este contexto, ha enfatizado que desde la entrada en vigor de la normativa ha permitido fumar en su local malagueño y lo va a seguir haciendo puesto que, de lo contrario, está convencido de que se vería obligado a cerrar el negocio. Como resultado, el hostelero ha conseguido aumentar su clientela, la cual, afirma, se muestra "encantada" de que se pueda fumar en el interior del establecimiento.

Arias ha adelantado que el Gobierno va a ver pronto la reacción de los hosteleros que, según ha anunciado, planean llevar a cabo una "macromanifestación en la puerta del Congreso de los Diputados porque un 40 o 60 por ciento de pérdidas en el sector de la hostelería es mucho dinero, muchos puestos de trabajo que se van a perder y muchos negocios que se van a cerrar".

En relación a la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, el hostelero ha manifestado que se ha metido en "un charco demasiado profundo y no sabe cómo salir porque contra 15 millones de fumadores y 300.000 locales de hostelería no hay quien pueda".

Mientras, algunos ciudadanos que pasaban por la zona se paraban a apoyar la iniciativa del hostelero 'insumiso' y dejaban su firma. Dos personas han explicado que les parece bien que "la gente se queje" por la nueva Ley Antitabaco.

Así, Javier, un empleado que precisamente salía de su empresa para fumar un cigarro en la calle ha explicado sus motivos para solidarizarse con Arias. "A mi me molesta no poderme fumar un cigarro mientras me tomo un café", ha explicado el trabajador, quien ha considerado que aunque el empresario consiga las firmas necesarias "no le servirán de mucho".

Por su parte, otro ciudadano en contra de la Ley Antitabaco, Julio Pérez, ha manifestado que está en contra "de tanta prohibición" y que firma en solidaridad con el sector de la hostelería, el cual "tiene que salir adelante, y con este Gobierno y estas leyes" parece que es "imposible".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.