COAG ha considerado "un punto de inflexión positivo" el retraso del proceso de ratificación del acuerdo agrícola entre la Unión Europea y Marruecos aprobado ayer por la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo al considerar que Bruselas debe aclarar antes las dudas jurídicas que despierta.

En este sentido, el responsable de frutas y hortalizas de COAG, Andrés Góngora, ha valorado este anuncio como "una buena noticia" que, en su opinión, es consecuencia del "intenso trabajo" que la organización agraria está realizando en Bruselas.

COAG denunció en noviembre del pasado año que el acuerdo de liberalización comercial podría ser ilegal al incluir a los territorios del Sahara Occidental, zona sobre la que la ONU no reconoce la soberanía del reino alauita.

Según la organización agraria, el dictamen de los servicios jurídicos del Parlamento Europeo había detectado "cierto oscurantismo" en torno a la implicación de los mismos en el texto del acuerdo de liberalización comercial entre la UE y Marruecos.

En concreto, los servicios legales sostienen que "carecen de información sobre si el acuerdo propuesto será aplicado en los territorios del Sáhara Occidental y cómo, y de qué manera beneficiará realmente a la población local". "También se carece de información sobre si la mayor liberalización de los citados bienes se encuentra en línea con los deseos e intereses de la población del Sáhara Occidental", apuntan.

Ante esta situación, COAG redoblará sus esfuerzos en Bruselas para que el retraso sea la antesala del rechazo definitivo por parte del pleno del Parlamento Europeo. "Llevamos meses viajando a Bruselas, manteniendo reuniones con europarlamentarios y exponiendo los motivos de por qué deben decir no. Nuestro trabajo está dando su fruto, aunque sabemos que el camino aún es largo y no vamos a parar aquí", ha subrayado Góngora.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.