Protestas en Egipto
Vista general de la protesta contra el presidente Hosni Mubarak convocada en la plaza Tahrir en El Cairo. Hannibal Hanschke / EFE

Los Hermanos Musulmanes de Egipto calificaron este miércoles como un "monólogo" el diálogo que han comenzado, junto a otros grupos políticos, con el régimen de Hosni Mubarak y pidieron que se vean los resultados más rápidamente.

"Rechazamos el monólogo y lo que queremos es un diálogo. Queremos soluciones en días y no en meses", afirmó el portavoz de la organización islámica, Mohamed Mursi, en una rueda de prensa ofrecida por los Hermanos Musulmanes.

El grupo, sin embargo, aseguró que se mantendrá en la mesa de negociaciones abierta el pasado domingo con representantes del Gobierno, encabezados por el vicepresidente Omar Suleimán.

Rechazamos el monólogo y lo que queremos es un diálogo Los Hermanos Musulmanes, el principal grupo de la oposición en Egipto, apoyan las protestas populares que estallaron el pasado 25 de enero y que piden la renuncia de Mubarak como paso previo a cualquier negociación.

Varias organizaciones que respaldan esta revuelta popular han rechazado participar en el diálogo que lleva a cabo Suleimán, una postura que incluso defienden las juventudes de las Hermanos Musulmanes.

La dirección del grupo islámico reconoció que el diálogo actual "no es serio", agregó que no hay una nueva fecha para la segunda ronda y explicó que necesitaba más tiempo para analizar la situación. "El pueblo tiene su postura y nosotros apoyamos esa postura", afirmó, por su parte, el dirigente de la organización Issam al Arian, presente también en la rueda de prensa.

En la misma rueda de prensa, los Hermanos Musulmanes reiteraron comentarios previos en los que dijeron que no presentarán un candidato para las elecciones presidenciales de septiembre próximo."Los Hermanos Musulmanes no están buscando el poder", ha señalado Mohamed Morsi. "Queremos participar, no dominar. No tendremos un candidato presidencial, queremos participar y ayudar, no estamos buscando el poder", ha asegurado.

No tendremos un candidato presidencial, queremos participar y ayudar, no estamos buscando el poder Por otra parte, el grupo opositor ha tratado de disipar los temores de que tratará de impulsar la instauración de un Estado islámico una vez Mubarak abandone el poder. "Rechazamos un Estado religioso", ha señalado a este respecto Mohamed Katatny, ex líder del bloque parlamentario de los Hermanos Musulmanes. "Nosotros no somos responsables de los discursos y declaraciones de fuerzas externas", ha subrayado.

Según Katatny, "el régimen ha estado usando a los Hermanos Musulmanes como espantapájaros para decir al mundo que el régimen es el único que puede salvaguardar el país, pero esto es falso y es su forma de intentar ignorar las demandas de los ciudadanos".

En otro orden de cosas, el editor de la web de los Hermanos Musulmanes, Jaled Hamza, ha rechazado el llamamiento a la 'yihad' que ha hecho a los egipcios el grupo terrorista Estado Islámico de Irak, la rama de Al Qaeda en este país. Según el responsable de 'Ikhwanweb', "los Hermanos Musulmanes siempre han rechazado y rechazarán cualquier llamamiento a la violencia".

Así las cosas, tras defender que los egipcios son capaces de resolver sus problemas "sin intrusiones", ha instado a los ciudadanos a "ignorar los métodos ignorantes y engañosos de Al Qaeda, que sigue empañando el orden pacífico del Islam". Según Hamza, "la actual revolución de Egipto es una revolución popular y no una revolución islámica".