Mediante un comunicado, el Síndic ha hecho saber al Ayuntamiento alicantino que ha aceptado una queja presentada por el presidente de una comunidad religiosa, al no haber recibido respuesta municipal a su petición de estudiar la posible modificación de un artículo del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), aprobado provisionalmente por el Ayuntamiento de Alicante en el mes de mayo del pasado año.

Según se explica en la queja presentada ante el Síndic, los representantes de la comunidad religiosa solicitaron al Ayuntamiento de Alicante el estudio de una posible modificación del PGOU para poder instalar en un solar de su propiedad un centro de culto religioso.

Los alegantes estiman en dicho escrito que la aprobación provisional del PGOU, en el apartado específico que les afecta, constituye una restricción al derecho fundamental de libertad religiosa, y, de ahí, la solicitud de modificar el Título IV.

Sin embargo, el Ayuntamiento, según el Síndic, "no ha respondido ni al escrito ni a la petición, al entender que es a la Consellería de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda a la que se debe recurrir por corresponderle al Consell la aprobación definitiva del PGOU".

Cholbi asegura "no cuestionar los argumentos del Ayuntamiento de Alicante, pero sí recuerda a la alcaldesa, Sonia Castedo, que está obligada por Ley a responder a las consultas y los requerimientos de los ciudadanos".

Consulta aquí más noticias de Alicante.