Los promotores de Sortu, el nuevo partido de la izquierda abertzale, han eludido condenar de forma explícita los atentados cometidos por ETA en el pasado así como pedir a la banda que se disuelva, y se han limitado a insistir en que "reniegan de todo tipo de violencia" y, "en particular, la de ETA".

En lo que sí que han insistido es en que ésta es una formación "con derecho a ser legal" porque cumple con "todos los requisitos democráticos".

En una rueda de prensa en Madrid tras presentar los estatutos en el Ministerio del Interior y solicitar su inscripción en el registro de partidos políticos, el catedrático de Periodismo Iñaki Zabaleta ha pedido al Gobierno y a la Justicia que "miren en interés de la Justicia" y permitan a Sortu presentarse a las elecciones municipales y forales del próximo mes de mayo.

Zabaleta ha garantizado que la nueva formación "no es ninguna sucesión de nadie", en referencia a la ilegalizada Batasuna, y que no será "fagocitada por nadie", en alusión a ETA, aunque ha evitado contestar a la pregunta de si el nuevo partido pedirá la disolución de la banda terrorista.

Sortu busca presentarse a las elecciones municipales y forales de mayo Preguntado por si Sortu condena los atentados cometidos por la banda terrorista en toda su historia, el promotor del nuevo partido ha contestado que éste apuesta por una "ruptura total con el pasado".

El profesor de la Universidad del País Vasco (UPV) no ha querido avanzar, porque "es demasiado pronto", quién encabezará la nueva formación política o en qué municipios presentará candidaturas.