Un 55 por ciento de los vascos sigue sin sentirse totalmente libre para hablar de política, aunque el porcentaje de quienes manifiestan poder expresarse libremente sobre esta materia se ha incrementado en 16 puntos -del 26 al 42 por ciento- en los últimos dos años. Además, 46 de cada cien vascos votarían ahora a favor de la Constitución, lo que supone un aumento de 15 puntos respecto al referéndum de 1978.

Estos datos aparecen recogidos en un estudio sobre 'Cultura democrática', presentado este miércoles por el responsable del Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno vasco, Víctor Urrutia, quien ha reconocido que el "temor a expresar las ideas políticas" es un ejemplo del "impacto del terrorismo" en la sociedad vasca.

El informe se ha elaborado a partir de un cuestionario a domicilio realizado a 2.129 personas del País Vasco. La recogida de información se efectuó entre el 28 de octubre y el 12 de noviembre, cuando ETA ya había anunciado la suspensión de sus "acciones armadas ofensivas" y la ilegalizada Batasuna había expresado su apuesta por las vías políticas.

En este contexto, el informe recaba la opinión de los encuestados sobre su percepción a la hora de poder manifestarse con libertad sobre cuestiones relacionadas con la política. A la pregunta de '¿se siente usted libre para hablar de política?', el 42 por ciento asegura responde que no percibe problema alguno para hablar de estos temas "con todo el mundo".

Por el contrario, el 41 por ciento sólo se siente libre para expresarse sobre esta materia "con ciertas personas", mientras que el 14 por ciento no habla de política "con casi nadie".

A pesar de la persistencia del temor a expresar las ideas políticas, en el informe del Gobierno vasco se aprecia una disminución de estas reticencias en los últimos dos años. De hecho, en comparación con los datos de un 'Sociómetro' de 2008, el porcentaje de quienes se sienten libre para hablar "con todo el mundo" sobre estos temas ha pasado del 26 al 42 por ciento.

"impacto del terrorismo"

En la misma línea, los que sólo manifiestan sus opiniones políticas con "ciertas personas" han pasado del 49 al 42 por ciento, mientras que los que no hablan de estos asuntos "con casi nadie" se han reducido en ocho puntos, del 22 al 14 por ciento.

Urrutia ha explicado que la persistencia de esta "falta de libertad" se debe, entre otros factores, a la "violencia que hemos vivido y vivimos" en Euskadi, que impide que "los ciudadanos se puedan manifestar libremente". "Hay un temor a expresar las ideas políticas", ha indicado, para indicar luego que esto es un ejemplo del "impacto del terrorismo" en la sociedad vasca.

Entre las razones que explicarían los recelos a manifestar las opiniones políticas en el círculo de amistades destacan la intención de "evitar conflictos personales" -en el 35 por ciento de los casos_y el "miedo a expresar las ideas políticas delante de otros", argumento que aparece en el 13 por ciento de los casos. En un 34 por ciento de las ocasiones, el motivo de evitar estos temas es que "no interesan estas cuestiones".

Otro apartado del informe recaba la opinión de los ciudadanos respecto a la Constitución y el Estatuto. En el primer caso, el 46 por ciento de los vacos afirma que de celebrarse ahora un nuevo referéndum sobre la Carta Magna, votarían a favor de la misma. Urrutia ha destacado que este dato supone un incremento de 15 puntos respecto al porcentaje de votos a favor que se registró en Euskadi en la consulta de 1978.

Los votos en contra supondrían un 14 por ciento, los votos en blanco, un seis por ciento, y la abstención, un ocho por ciento. Contando a quienes no responden a esta pregunta como abstención, el porcentaje de la misma se elevaría a cerca del 30 por ciento, 25 puntos por debajo de la cifra de 1978.

En el caso del Estatuto de Autonomía de Gernika, de celebrarse un nuevo referéndum, el 44 por ciento votarían a favor -en 1979 lo apoyó el 53 por ciento- y el doce por ciento, en contra -nueve puntos por encima de la cifra de 1979-.

En opinión de Urrutia, los resultados obtenidos en la pregunta sobre la Constitución evidencian que "la sociedad vasca ha ido asumiendo" esta norma y "normalizando" la percepción que de ella tiene. Respecto al Estatuto, ha considerado que el descenso del respaldo al mismo puede deberse al "desgaste" que ha sufrido por cuestiones como el debate sobre su grado de desarrollo.

Organización del estado

En la misma línea, el 14 por ciento de los encuestados dicen que el Estatuto ofrece suficientes posibilidades de autogobierno para Euskadi. Otro 18 por ciento creen que esta norma "está bien", pero que deben completarse las transferencias en ella previstas. Doce de cada cien encuestados defiende una reforma estatutaria con más autogobierno y un nuevo por ciento creen que Euskadi debería ser un Estado en una España federal. Un 21 por ciento creen que debería plantearse la independencia de Euskadi.

En el caso del Estado, el siete por ciento afirma que debería haber un Gobierno central sin autonomías y el 36 por ciento es partidario del modelo autonómico actual. Otro 19 por ciento defiende un modelo federal en el que las autonomías incrementen su nivel de autogobierno y 22 de cada cien desea que se reconozca a las nacionalidades como estados independientes.

El estudio recaba la opinión de los encuestados sobre su grado de satisfacción respecto a las posibilidades existentes para defender cualquier idea política en Euskadi. El diez por ciento se muestra "muy satisfecho", el 33 por ciento "bastante satisfecho", el 36 por ciento "no muy satisfecho" y el 13 por ciento, "nada satisfecho".

Sentimiento nacionalista

Por otra parte, el 53 por ciento de los encuestados muestra desconfianza hacia la política. El sentimiento de un 33 por ciento hacia la política es de aburrimiento, mientras que otro 31 por ciento muestra indiferencia, un 21 por ciento irritación. Un 20 por ciento asegura sentir interés y un 13 por ciento muestra compromiso con la política.

En una escala del uno al diez sobre el sentimiento nacionalista vasco, la media se sitúa en un 5,2. En la misma escala, pero respecto al sentimiento entre las tendencias de izquierda o de derecha —en la que cero es la extrema izquierda y diez, la extrema derecha—, la media es de un 4,3. El 26 por ciento de los ciudadanos se define como nacionalista vasco, el 21 por ciento como apolítico y el 17 por ciento como ecologista.

Por otra parte, el 77 por ciento de los encuestados afirma que la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno, mientras que cuatro de cada cien piensan que "en algunas circunstancias, un gobierno autoritario pude ser preferible a uno democrático".

Consulta aquí más noticias de Álava.