El Centro Municipal de Formación del Barrio Pesquero contará con un ascensor, rampas y aseos accesibles cuando finalice el proyecto que está ejecutando en estos momentos el Ayuntamiento de Santander, con un presupuesto de 60.500 euros financiado conjuntamente por el IMSERSO (Instituto de Mayores y Servicios Sociales), la ONCE (Organización Nacional de Ciegos de España) y el Consistorio.

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, estas actuaciones se enmarcan en las que se están llevando a cabo, a través de la Concejalía de Autonomía Personal, para eliminar las barreras arquitectónicas y facilitar la accesibilidad, tanto en la trama urbana como en edificios municipales e incluso en comercios y establecimientos de hostelería de la ciudad.

Así, según ha indicado el concejal Roberto del Pozo, a la "nómina" actual de espacios accesibles de la ciudad se sumará el Centro de Formación del Barrio Pesquero, en el que habitualmente el Ayuntamiento imparte talleres y cursos de informática para personas en situación de desempleo.

Este centro, de casi 2.000 metros cuadros, cuenta con tres plantas, y las actuaciones supondrán la mejora de la accesibilidad entre ellas mediante la instalación de un ascensor eléctrico con capacidad para ocho personas.

También se colocará una rampa de acceso al edificio, de aseos accesibles en plantas baja, primera y segunda y de obras de rebaje en la zona de recepción.

Del Pozo ha recordado que en los últimos años el Ayuntamiento ha mejorado también la accesibilidad a otros edificios propiedad municipal, entre ellos la propia Casa Consistorial y el Casino de El Sardinero, que una vez finalicen las obras que se están llevando a cabo en la actualidad, contará con un ascensor que permitirá el acceso a las personas con discapacidad.

Además, la convocatoria de ayudas municipales ha hecho posible que nueve establecimientos comerciales de la ciudad sean a día de hoy "totalmente accesibles".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.