La ya ex consejera de Asuntos Sociales del Gobierno de Ceuta, Carolina Pérez (PP), ha presentado este miércoles su dimisión a través de un comunicado personal remitido a los medios por el Ejecutivo que preside Juan Vivas.

En su texto la política ceutí asume que cometió "un error" al "generalizar" sus opiniones sobre las "circunstancias" del paro y la exclusión social en la ciudad autónoma a toda la comunidad musulmana, el 40 por ciento de la población local, a los que acusó de no querer ni integrarse, ni trabajar, ni formarse.

"Quiero poner fin a la polémica que se ha levantado por mis declaraciones en el Senado en la denominada 'Comisión de estudio sobre las nuevas formas de exclusión social como consecuencia del fuerte incremento del desempleo', donde para hablar del desempleo y de la exclusión social en Ceuta. Apoyándome en estudios y en datos oficiales", ha justificado su decisión la ex consejera, quien ha querido contextualizar las frases más polémicas de su intervención en el marco de su réplica a una senadora del PSOE.

"Tras mi exposición —ha señalado— se me preguntó si esos factores a los que antes he aludido tenían una componente cultural. Entonces cometí el error de no precisar mis declaraciones, de hablar de manera generalizada y sin dejar claro que en ningún caso estaba hablando de toda la población musulmana", ha reconocido.

"Se trata, sin duda —ha agregado— de unas palabras desafortunadas, por las que reconozco mi error y pido perdón". "Cualquiera que me conozca sabe que en ningún caso fue mi intención ofender a nadie y menos a todo un colectivo, a la población musulmana", ha aseverado Pérez, quien ha recordado que "con mi trabajo a lo largo de los 20 años de trayectoria política que llevo a mis espaldas, y especialmente en el tiempo que he estado al frente de Servicios Sociales, creo haber demostrado que he trabajado por la cohesión social y la integración".

"Con mi dimisión pretendo que mis desafortunadas palabras no se utilicen para dañar la imagen del Gobierno, de mi partido, el Partido Popular, y, lo que es más importante, la imagen de Ceuta, porque habré cometido un error, pero en mi ánimo jamás ha estado la ofensa", ha concluido.

La ex miembro del Gobierno local ha dicho que confía en que su dimisión "ponga fin a la polémica que se ha levantado y que nadie la utilice para buscar la división y el enfrentamiento a la caza de réditos electorales" y ha insistido en que "han sido unas palabras que lamento, y que en ningún caso reflejan ni mi opinión, ni la del Gobierno ni la del PP".

"La convivencia, lejos de ser un problema, es un valor que enriquece a la sociedad de Ceuta y mi decisión es la respuesta coherente a esta convicción, a mi compromiso personal con esta idea, al compromiso con este principio de mi partido y del Gobierno del que he formado parte hasta ahora", ha remachado.

Críticas unánimes

El líder de la oposición en la Asamblea, Mohamed Ali (UDCE), fue el martes a última hora de la tarde el primer en pedir el cese "inmediato" de Pérez "por llamar a los musulmanes vagos, maleantes y vividores". El portavoz parlamentario cree que "quien piensa que el 40% de los ceutíes son unos vagos y maleantes a los que les gusta vivir del cuento y no quieren integrarse no puede representarnos" y amenazó al Ejecutivo de Vivas con una ruptura de relaciones si no daba el paso requerido.

El secretario general del PSOE de Ceuta, José Antonio Carracao, ha asegurado este miércoles en declaraciones a los medios que la dimisión de la ex consejera "no es suficiente" para paliar los "graves daños" que a su juicio ha deparado a la ciudad las declaraciones de Pérez.

"Ella va a ser quien asuma la responsabilidad de un discurso oficial, de una postura diseñada y milimetrada por todo el Gobierno del PP para utilizar la multiculturalidad de Ceuta en positivo cuando se trata de vender imagen y en negativo cuando toca pedir dinero al Estado, fondos que sólo se utilizan para crear una red política clientelar", ha advertido.

UPyD-Ceuta, Juventudes Socialistas y los localistas del PDSC también han reclamado en sendas notas de prensa el cese "inmediato" de la ex responsable de Asuntos Sociales.

Tras la dimisión, el 30 de octubre de 2009, del ex vicepresidente del Gobierno ceutí, Pedro Gordillo, después de ser grabado en el curso de un encuentro sexual con una mujer en su despacho, y el cese, el pasado 6 de octubre, del ex titular de Gobernación, José Antonio Rodríguez, por "irregularidades administrativas" en su gestión, esta es la tercera salida de un alto responsable institucional del Ejecutivo de Vivas en lo que va de legislatura.

Consulta aquí más noticias de Ceuta.