El director general de Viajeros de Renfe, Enrique Urquijo y el director de comunicación, Jesús Parralejo, han explicado este miércoles las razones por las que la operadora sustituirá los trenes Alvia S-130 por el modelo S-120 en el trayecto Asturias-Madrid, una decisión que ha causado las críticas de sindicatos, ciudadanos y grupos políticos. Urquijo ha querido desmentir algunas de las informaciones que se han dicho sobre este asunto y ha asegurado que "le da la risa cuando se dice que con este cambio se trata a los asturianos como ciudadanos de segunda".

En rueda de prensa Urquijo, ha explicado que la razón principal para llevar a cabo el cambio ni siquiera es "economicista" sino que es un argumento "empresarial e incluso de justicia social" ya que lo que se busca es que otros territorios que todavía no cuentan con electrificación de vías puedan contar con los prestaciones de la alta velocidad, por lo que se trasladan a esas zonas los modelos híbridos.

"Se trata de extender la alta velocidad y las prestaciones del Alvia al mayor número de viajeros posibles, en este caso a Murcia y Galicia, sin perjuicio alguno para los asturianos", ha explicado Urquijo, que ha asegurado que los tiempos de viaje en Asturias no se verán modificados.

El directivo de Renfe, que no ha querido hacer valoraciones políticas de las críticas que ha suscitado el cambio de trenes, ha insistido en que la consideración de Renfe con Asturias es "la máxima que puede tener" y ha destacado que el Principado, pese a no ser una de las comunidades que mayor número de viajeros tiene, cuenta con la flota de cercanías más moderna.

En su explicación ha querido aclarar algunas cuestiones, comenzando por explicar que no se sustituye el Alvia, porque el Alvia es un servicio, sino que se sustituye el modelo de tren. "Todos los trenes son alta gama y oír que los S-120 son trenes antiguos es algo que en Europa no se concibe", ha dicho Urquijo, que ha recomendado a los que dice que son "trenes malos" que le pregunten a la persona que los compró "que anda ahora cerca de Asturias".

Misma velocidad y mismas prestaciones.

Así ha insistido en que la velocidad de ambos modelos es exactamente la misma, cuentan con cafetería los dos y con las mismas prestaciones para el viajero. También ha rechazado las críticas de "un sindicato que se encuentra enfrentado con la empresa". "Creo que la mejor explicación ha sido la que ha dado el director del Museo del ferrocarril de Gijón: es como comparar un Audi y un Mercedes, los dos son de alta gama, pero hay características que pueden gustar más o menos", ha dicho Urquijo.

Respecto al número de plazas, los actuales Alvia S-130 cuentan con 299 plazas, mientras que los nuevos S-120 cuentan con 223. En este sentido ha explicado que si se hace la media de viajeros y de ocupación en la línea Asturias-Madrid resulta que la media de viajeros es de 180, inferior a la capacidad.

No obstante ha reconocido que en algunos horarios y días puntuales si existen problemas por la falta de plazas, pero se debe en gran medida al alto número de viajeros entre Madrid y Valladolid. "Quizás sea necesaria una mejor gestión con más trenes en el trayecto Madrid-Valladolid, aliviando de ese modo los trenes que viajan a Asturias", ha dicho Urquijo, que no obstante ha afirmado que no se cierran a estudiar "cualquier posibilidad", sobre el aumento de capacidad.

Una vez ofrecidas las explicaciones sobre el cambio y preguntado por las críticas de los partidos políticos hacia el mismo Urquijo ha asegurado que "no sabe de donde vienen, pero no ofrecen razones técnicas". Así, cuando uno de los periodistas ha preguntado si esta misma explicación sería necesaria para los grupos parlamentarios Urquijo ha respondido que "quizás".

Consulta aquí más noticias de Asturias.