El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez Fernández, ha manifestado su "apoyo" a la medida planteada por el presidente de la Sociedad Española de Farmacia Rural (SEFAR), Francisco Javier Guerrero, quien recientemente hizo un llamamiento a todo el estamento farmacéutico español para que "entre todos" se articule un suerte de fondo de compensación, que ha denominado 'céntimo solidario', que ayude a "salvar" las farmacias deficitarias en su facturación, fundamentalmente las rurales que están ubicadas en núcleos con poca población.

Pérez Fernández ha reconocido en una entrevista concedida a Europa Press que entiende "perfectamente" la posición expresada por los farmacéuticos rurales, al estar inmersos "en un problema muy importante, como es la falta de fondos a final de mes para rentabilizar la actividad profesional que están desarrollando".

No obstante, el dirigente colegial ha apostado por implementar el 'céntimo solidario', "cuya filosofía veo adecuada", con otras medidas de tipo fiscal o con la posibilidad de optar a concursos traslados para otras oficinas más rentables y de paso reconvertir esas boticas deficitarias en botiquines.

"Por ejemplo, si la Administración entiende que en el municipio de El Madroño, el más pequeño de la provincia de Sevilla, debe de ponerse un botiquín en lugar de la farmacia que existe, el titular de la farmacia de El Berrocal podría también atender el botiquín de El Madroño y ya no haría falta ese 'céntimo solidario' porque estaríamos hablando de una población de unas 600 persones", ha expuesto Pérez.

No obstante, ha admitido que, "al no ser éste el caso, ya que en ese municipio ya existe una farmacia como tal, entiendo que la Administración debería de permitir a los titulares de esas farmacias optar a un traslado en el concurso de farmacias, similar al que hacen los funcionarios".

"Eso posibilitaría, de paso, que esas farmacias que son deficitarias por naturaleza se transformasen en botiquín", ha agregado el dirigente colegial, quien ha lamentado que, "hasta ahora, la Ley de Farmacia de Andalucía exige un mínimo de diez años ejerciendo para poder optar a ese 20 por ciento de farmacias que se han guardado para concurso de traslados, una situación que no se da en la mayoría de los farmacéuticos que tendrían posibilidades de ese cambio".

Excepciones fiscales y liberarlas de guardias

Ha apuntado que otra medida posible sería la de no aplicar en estas farmacias "que a duras penas llegan a final de mes" los recortes que en el sector de la farmacia han supuesto los reales decretos 4 y 8/2010 (eliminar el descuento del 20 por ciento adicional en pañales y el 7,5 por ciento de descuento que se realiza a los medicamentos innovadores).

"Por ejemplo, en farmacias de menos de 500 habitantes, yo no le aplicaría ninguna medida de contención del gasto, ya que estaría empobreciendo la farmacia. Eso supone no aplicar los reales decretos, ni los descuentos sobre el margen legalmente establecido del 27,9 por ciento", ha continuado.

Del mismo modo, ha apostado por que estas boticas de zonas rurales, cuyos titulares siempre están de guardia, en referencia a que no tienen dinero para contratar a personal con el que repartir los turnos de guardia, "se liberen totalmente de hacer esas guardias".

"De la misma manera que hay municipios que no tienen un médico las 24 horas de guardia, al entenderlo así la Administración, por qué entiende, por contra, que es necesario que exista un boticario las 24 horas del día", ha cuestionado Pérez, quien ha agregado en esta línea que "si la Administración entiende que no le es rentable tener un servicio médico durante las 24 horas del día, evidentemente tampoco lo será para la farmacia".

Pagarles por las campañas sanitarias

Además, ha defendido que a estos farmacéuticos se le pague por las campañas sanitarias. "Muchas veces, y sobre todo ocurre más precisamente en municipios pequeños, estos farmacéuticos "están haciendo de verdaderos médicos, enfermeros o ATS con sus consejos sanitarios al calor de esas campañas de prevención que ponen en marcha las administraciones, entre otras razones, porque en esos pueblos no hay esos profesionales sanitarios".

Sea como fuere, ha admitido que tras incluir todas las medidas anteriormente citadas "habría que complementarlas con el 'céntimo solidario' por parte de los colegios de farmacéuticos, aunque habría que hacer una valoración para ver qué porcentaje (de pago para el fondo de compensación) le corresponde a cada farmacéutico".

Aún con todo, ha afirmado que en este ámbito "también creo que la Administración tendría que ser a la que le tocase soportar la mayor parte de ese 'céntimo solidario', ya que es la Administración, con sus medidas, la que está aplicando recortes en los ingresos al resto de farmacias, equivalentes a tres meses de facturación".

Además, ha abogado por que el montante que esas farmacias obtuviesen del 'céntimo solidario' se excluyese del IRPF, "ya que si encima resulta que estas personas pasan de un tramo del IRPF y tienen que pagar por ello por ejemplo un 20 o 25 por ciento por esa donación, no entendería lo que hacemos", ha valorado.

"Todo esto significa pedirle a la Administración un pacto de protección por la botica, que contemplaría a las farmacias como prestadoras de servicios", ha zanjado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.