El Ayuntamiento de Olmedo y la Diputación Provincial de Valladolid, han financiado la restauración del suelo de la sacristía de la iglesia de Santa María del Castillo tras una inversión de 9.961 euros (7.200 euros aportados por la institución provincial), según informaron fuentes municipales.

La obra ha sido realizada por la empresa Ambrosio Herrera Gómez, y ha consistido en recolocar los chinarros y los huesos de herbívoros que completaban la decoración.

El suelo restaurado forma figuras geométricas en el que se alternan las piedras de canto rodado y los huesos, algunos de ellos tabas, para conformar el aspecto de una alfombra.

Las obras han reparado la cimentación de esta zona de la sacristía, dónde también se pueden ver otros elementos artísticos como una magnifica cajonera del siglo XV, con decoración mudéjar, un espléndido crucificado procedente de la desaparecida iglesia de Calabazas del siglo XVI, y una cajonería del siglo XVII.

El templo del siglo XVI, ha sufrido a lo largo de la historia diferentes transformaciones, la mayor parte se aprecian en el exterior del edificio, desde su portada románica del siglo XII, pasando por la mudéjar del siglo XV hasta la gótica del siglo XVI actual entrada al templo.

En el interior destaca un retablo realizado a mediados del siglo XVI atribuido al ensamblador Gaspar de Tordesillas, con pinturas sobre tabla que relatan los episodios de la vida de la Virgen. La sillería que flanquea el retablo es un trabajo de tracería gótica realizado en el siglo XV procedente del convento de la Mejorada, y una mesa de altar barroca que tiene como motivos decorativos símbolos masónicos.

Bajo el coro se encuentra un relicario en forma de cajonería del siglo XVI que contiene 49 bustos con reliquias en el interior de cada escultura. Este relicario fue donado por el monarca Felipe II al convento de la Mejorada.

En el lado de la epístola se encuentra un retablo barroco del siglo XVII con pinturas de la misma época.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.