Agentes de la Policía Nacional han detenido a 18 personas por un presunto delito de tráfico de drogas, de las que dos se encuentran en prisión. Todas ellas vivían en Toledo y localidades limítrofes de la provincia y se dedicaban a la venta y distribución de cocaína y hachís.

Según ha informado en rueda de prensa el subdelegado del Gobierno en la provincia de Toledo, Francisco Javier Corrochano, la 'Operación Pollo' se inició en el mes de octubre del año 2010 y culminó el día 2 de febrero. En la misma se intervinieron un kilogramo de hachís, 55 gramos de cocaína, 53 gramos de marihuana, de 53.600 euros —con los que se podría haber comprado unos 40 ó 50 kilos de hachís, fin para el que previsiblemente estaban destinados—, tres vehículos de alta gama, ordenadores y útiles para la manipulación de la droga, como balanzas de precisión, y numerosos teléfonos móviles.

Así, en octubre del año pasado, se identificó a dos personas afincadas en Toledo que se dedicaban a la venta y distribución de cocaína y hachís en diferentes lugares de ocio, tales como discotecas y pubs, pero no colegios, ha aclarado Corrochano.

Posteriormente, y una vez confirmada su identidad y su actividad, el subdelegado del Gobierno ha explicado se identificó a más de una veintena de personas relacionadas con la venta, el menudeo, la distribución y la ocultación de droga.

Sigue abierta

Ya el pasado día 2 de febrero, la Policía detectó una cita entre una de las personas investigadas y un comprador de sustancias estupefacientes, momento en el que se procedió a la detención de todos los miembros del grupo, aunque, ha precisado Corrochano, la operación sigue abierta y es posible que haya nuevas detenciones.

Tras ello, se practicaron cuatro registro en los domicilios de los detenidos, dos de ellos en la localidad de Bargas, uno en Argés y otro en el Polígono de Toledo, en los que se incautaron las sustancias estupefacientes y demás objetos relacionados con su venta.

El subdelegado del Gobierno ha destacado que durante estos meses se desplegó un gran operativo policial con el que se desarticuló a este grupo especializado en la venta de droga, del que se identificaron las funciones específicas que cumplían cada uno de sus miembros, su sistema de distribución de mercancía y el procedimiento de contacto con sus compradores.

De los 18 detenidos, 13 prestaron declaración en dependencias policiales y fueron puestas en libertad con cargos. Las otras cinco fueron puestas a disposición del Juzgado de Guardia de Toledo y el juez ordenó el ingreso en prisión de dos de ellos.

Cuatro con antecedentes

Son personas de entre 21 y 41 años, 13 hombres y cinco mujeres. Cuatro de ellos tenían antecedentes penales por delitos de tráfico o consumo de droga. Además, uno de ellos es de nacionalidad marroquí y, según ha apuntado Corrochano, habría servido de vehículo para introducir la droga en el país procedente de Marruecos.

Corrochano ha recordado el Gobierno de España puso en marcha en el año 2005 las instrucciones 24 y 25 destinadas al tráfico minorista de droga en colegios y en lugares de ocio. Concretamente esta operación responde a esa campaña de la instrucción de la instrucción 24/2005 contra la venta de droga en lugares de ocio y sus entornos.

El subdelegado del Gobierno ha comparecido acompañado del jefe superior de Policía de la Castilla-La Mancha, Juan Carlos Ortiz Argüelles, el jefe de la Brigada de Policía Judicial, Manuel Corcobado, y el jefe de la Brigada de Estupefacientes, Luis Mostacero.

Francisco Javier Corrochano ha calificado de "nuevo éxito" y de "brillante" la operación, por la que ha felicitado al Cuerpo Nacional de Policía de la Provincia de Toledo, "no tanto por la cantidad de la droga que también es importante y lo que se podría haber adquirido con el dinero recaudado", sino porque "además se retira de la circulación a 18 personas que se dedicaban a meter droga en zonas donde los jóvenes van habitualmente a divertirse".

Consulta aquí más noticias de Toledo.