La Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana (UCE) ha denunciado ante el Síndic de Greuges la tasa aprobada por la Conselleria de Infraestructuras y Transportes para el procedimiento de formulación de reclamaciones por los consumidores y usuarios en el sector energético. Según ha informado la organización de consumidores en un comunicado, la tasa de 33 euros "debe ser abonada por el consumidor simplemente por el hecho de formular una reclamación ante el Servicio Territorial de Energía".

La organización ha apuntado que ya existía una tasa para la verificación individual del equipo de medida en el que si se demostraba que el contador funcionaba de forma anómala, se establecía la devolución de la tasa al consumidor y era pagada por la compañía propietaria del mismo.

No obstante, ahora, "simplemente por iniciar la reclamación se debe abonar el importe de la tasa, lo que hace renunciar de forma anticipada a aquellas reclamaciones que sean inferiores al importe de 33 euros, ya que aunque sea favorable la devolución de la compañía siempre sería inferior al de la tasa".

En opinión de la UCE, es "inaudito" que la Conselleria de Infraestructuras y Transporte "obligue al consumidor a afrontar un gasto para poder ejercer su legítimo derecho a reclamar por una posible infracción en materia de consumo". Además, ha subrayado que el sector eléctrico es "uno de los que genera más consultas y reclamaciones, la facturación mensual y las continuas subidas de tarifas están perjudicando gravemente la economía doméstica de los consumidores".

A esto la organización añade que las empresas del sector energético "están reduciendo considerablemente sus oficinas de atención al cliente o reconvirtiéndolas en meras oficinas comerciales".

Por ello, la UCE ha solicitado al Síndic de Greuges que revise la tasa de 33 euros impuesta por la Conselleria y acuerde su improcedencia y anulación.

Consulta aquí más noticias de Valencia.