Un médico en un quirófano
Un médico en un quirófano. ARCHIVO

Un Juzgado de Barcelona ha condenado al Servei Català de la Salut (Catsalut) a indemnizar con más de un millón de euros a una paciente que quedó totalmente incapacitada por una negligencia médica a raíz de una operación de ligadura de varices del esófago practicada en el Hospital Sant Pau de Barcelona.

La paciente no puede vestirse sola ni limpiarseCatsalut ya ha informado de que recurrirá esta sentencia, que es una de las de más cuantía por una negligencia médica en España, según que ha explicado el abogado José Aznar, letrado de la asociación Defensor del Paciente, que ha defendido a la víctima, María Dolores Mateo, de 31 años. Ésta necesita asistencia continua para la vida diaria, puesto que "no puede vestirse sola ni limpiarse", según que ha explicado su marido, Dris Abannay, que ha añadido que además "sufre síntomas psicòticos".

En la operación se asumió un riesgo desproporcionado, al que la mujer no dio su consentimientoEn la sentencia, el Juzgado Contencioso Administrativo número 19 de Barcelona estima parcialmente el recurso presentado por los familiares de la paciente, al concluir que en la intervención quirúrgica se asumió un riesgo desproporcionado, al que la mujer ni siquiera dio su consentimiento informado.

La paciente fue intervenida en una primera ocasión en noviembre de 2005 en el Hospital de Sant Pau de Barcelona de una ligadura de varices esofágicas que derivó en distintas complicaciones, entre ellas un shock hipovolémico y un preparo cardíaco respiratorio que la mujer logró superar.

Dos años después, el 11 de abril de 2007, se volvieron a colocar a la paciente cinco bandas elásticas para la ligadura de las varices esofágicas y al cabo de tres horas se le dio el alta y se la mandó a su domicilio, donde la mujer sufrió vómitos hemorrágicos y un nuevo shock hipovolémico.

Al día siguiente la paciente empezó a mostrar los primeros síntomas de afectación neurológica (derivados según la sentencia de las horas que permaneció en situación de hipotensión y anoxia cerebral), pero no fue visitada por un neurólogo hasta cinco días después, al agravarse el cuadro sintomático.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.