Parte de la flota pesquera de las provincias de Pontevedra y A Coruña permanece amarrada este miércoles ante la alerta amarilla (riesgo) por vientos costeros que pronosticó la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Así lo han informado, en declaraciones a Europa Press, fuentes de las cofradías pontevedresas y coruñesas. De este modo, en la primera de las provincias sólo han salido a faenar las embarcaciones que se dedican a la captura del erizo en Baiona, parte de los buques de Bueu y otro tanto de los de Vigo.

En O Grove, por su parte, los pescadores echaron "muchos menos miños", han señalado fuentes del pósito, a la vista del mal tiempo y con el objeto de "estar menos tiempo en el mar". Tampoco trabaja ninguno de los barcos de Vilagarcía de Arousa, pero, por contra, sí lo hacen las naves de Marín, donde fuentes de la cofradía han indicado que, "de momento, no está mal tiempo".

En cuanto a la provincia herculina, fuentes de la lonja de Ribeira han cifrado en un 80 por ciento la flota que está faenando, aunque, tal y como han precisado, barcos tanto de pequeño como de gran tamaño se quedaron en tierra.

En Muros, sólo un buque de bajura ha salido a faenar y el resto están amarrados, mientras que la totalidad de la flota se encuentra en igual situación en el muelle de Fisterra. "Salió uno pero no creemos que tarde mucho en volver", han apuntado fuentes del pósito.

No ocurre lo mismo en los puertos del norte de la provincia, puesto que fuentes de las cofradías de Malpica, Ferrol, Cedeira, Cariño y Ortigueira han explicado a Europa Press que la actividad pesquera discurre en estos lugares y al comienzo de esta jornada "con normalidad".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.