Más de cien hectáreas de balsas garantizarán agua al campo de Sevilla

Naranjos, melocotoneros, maíz, algodón, remolacha... habrá regadío para los 800 km2 de cultivos que rodean a la capital.
Los cientos de miles de frutales que rodean Sevilla capital están estos días en flor.
Los cientos de miles de frutales que rodean Sevilla capital están estos días en flor.
Caco Rangel
El campo sevillano tendrá agua asegurada hasta en épocas de sequía. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) creará varias balsas (suman más de cien hectáreas) para almacenar agua. Las obras forman parte del proyecto de modernización del canal del Bajo Guadalquivir o de los Presos. Riega 80.000 hectáreas, de Peñaflor a Lebrija: la campiña y la vega del Guadalquivir.

Los regadíos demandan el 80% del agua que se consume en toda Andalucía. Son los primeros en notar las sequías. Las autoridades pueden llegar a restringir agua para el campo para garantizar así el consumo humano.

El proyecto

Conexión: El canal se conectará con la presa de Torre del Águila, en el Palmar de Troya. El embalse se construyó para evitar las riadas del arroyo Salado de Morón. Capacidad: 40 hectómetros cúbicos al año. Garantizará el riego de 8.000 hectáreas.

Presas: Se han proyectado siete balsas, pero no se construirán todas. Si hay autorización medioambiental, se crearán tres: la de La Gitana, La Restinga y El Rosario. Aprovecharán cauces de los ríos. Almacenarán 13,2 hectómetros cúbicos.

Renovación: Se sustituirá el revestimiento del canal a lo largo de sus 140 kilómetros. Se construyó en los años cuarenta del siglo XX. Traslada 80 hectómetros cúbicos de agua por segundo, frente a los 70 del río Guadalquivir.

Inversión: Supera los 80 millones de euros.

Plazos: Las obras deben estar listas en 2008.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento