La terminal de graneles agroalimentarios del Puerto de Santander, ubicada en una superficie de 30.000 metros cuadrados en el muelle 4 de Raos, estará en marcha a finales de este año.

En una entrevista concedida a Europa Press, el presidente de la Autoridad Portuaria de Santander (APS), Christian Manrique, ha señalado que la obra civil estará concluida "aproximadamente en el primer semestre".

Una vez acabada la fase de construcción, serán necesarios dedicar "3 ó 4 meses" a la realización de distintos ensayos de carga y de vacío para probar la tecnología de la terminal.

"Vamos a intentar adelantar todo lo que podamos, pero eso son los plazos que manejamos", ha señalado el presidente del puerto santanderino sobre la puesta en funcionamiento de esta infraestructura, prevista inicialmente para finales de 2009, que pretende ser una de las más avanzadas del mundo.

La terminal, que supone una inversión de 38 millones de euros, está diseñada para gestionar de manera eficiente las operaciones de desestiva, descarga, transporte horizontal, almacenamiento cubierto y recepción y expedición de graneles sólidos agroalimentarios. El espacio de almacenamiento es de 102.600 toneladas.

En un horizonte de 15 años, podría llegar a canalizar un tráfico de más de dos millones anuales de toneladas de cereales y derivados.

Manrique ha recordado que esta terminal es uno de los proyectos con los que se pretende contribuir al desarrollo sostenible, desde el punto de vista medioambiental, del Puerto de Santander.

En este sentido, la terminal plantea un novedoso sistema para minimizar las emisiones de partículas, que erradica los problemas medioambientales ocasionados por el sistema tradicional.

Este sistema de descarga de cadenas y encapsulado reduce al máximo el impacto de las emisiones de partículas y el vertido en la descarga de los buques. Se instalarán más de 50 equipos de aspiración y control de inmisiones, y todos los puntos de transferencia dispondrán de filtros de partículas. De este modo se logrará la reducción en las emisiones de partículas, especialmente las PM10 (partículas de diámetro inferior a 10 micras), que están presentes en las mercancías agroalimentarias.

Además de incrementar la capacidad de almacenamiento en el Puerto de Santander para estos productos y garantizar la capacidad de la terminal para absorber tráficos que superen los volúmenes esperados, aspira a mejorar la seguridad alimentaría y las condiciones higiénico-sanitarias en el área de influencia del Puerto de Santander.

En la misma línea, se puso en marcha la terminal de carbón que actualmente está "a pleno funcionamiento" y está trabajando de una "manera satisfactoria" con lo que la emisión de partículas presentes en este mineral es, según Manrique, un problema "totalmente desaparecido".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.