El cauce de las fuentes de Caldes de Malavella, que se vio afectado después del terremoto de 3,6 grados en la escala de Richter del pasado 19 de diciembre de 2010, se está recuperando.

Según un comunicado del Ayuntamiento, el control que realiza la Dirección General de Minas de la Generalitat indica que la calidad y la temperatura siguen en los niveles habituales, y que el cauce perdido se está recuperando.

Éste es un proceso natural y ahora se tiene que seguir su evolución, con analíticas y el control necesario para confirmar el restablecimiento normal de la situación.

El consistorio ha valorado como una "muy buena noticia" la vuelta a la normalidad de los caudales de agua, ya que parte importante de la economía del municipio procede del agua termal.

Donde más se notó la falta de agua fue en las fuentes termales de uso público. En el municipio hay tres fuentes y todas ellas quedaron afectadas: la fuente de la Mina o 'raig d'en Mel' perdió su chorro de agua, de ella no salía ni una sola gota; en cambio, de las otras dos, la de Bullidors y la de Sant Narcís, aunque salía agua, lo hacía en muy poca cantidad.

Consulta aquí más noticias de Girona.