Trinidad Jiménez
La ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez. EFE

La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, expresó este lunes su apoyo a las reivindicaciones de la sociedad egipcia y confió en que el proceso abierto actualmente desemboque en la celebración de unas elecciones libres y democráticas.

A su llegada a la reunión de ministros de Exteriores de la Unión Europea que se celebra en Bruselas, Jiménez subrayó el apoyo de los Veintisiete a las reformas en favor de "más libertades y más democracia" en Egipto. La ministra española, sin embargo, opinó que la comunidad internacional "no debe interferir" en el proceso y que corresponde a los egipcios decidir su futuro, incluido el del presidente Hosni Mubarak.

Los contactos con los partidos democráticos de la oposición son una buena señal "Nosotros mostramos apoyo a las reivindicaciones que se han venido haciendo en el sentido de buscar un proceso de reformas, garantías y libertades, pero que sean los propios egipcios quienes busquen la manera", explicó en unas declaraciones a la prensa.

Jiménez consideró además que "es importante que las fuerzas políticas (egipcias) hagan un esfuerzo de responsabilidad" y que logren un "consenso básico" para avanzar hacia un "gobierno de unidad" primero y posteriormente a unas "elecciones libres y con todas las garantías". "El hecho de que se hayan empezado a producir algunos contactos con los partidos democráticos de la oposición creemos que es una buena señal, pero hay que esperar", señaló la ministra.

Preguntada por las críticas a la reacción europea a los sucesos primero en Túnez y después en Egipto, Jiménez insistió en que la línea de los Veintisiete ha sido siempre la de apoyar las reformas, pero cuidándose para no parecer que está "interfiriendo" en los procesos. En su opinión, Europa debe ayudar a los dos países en la celebración de elecciones democráticas y desde el punto de vista económico, para facilitar su estabilidad.

Marruecos es "muy diferente" de Túnez y Egipto

La ministra aseguró además que la situación en Marruecos es "muy diferente" a la de Túnez y Egipto y consideró que por ahora no hay "ningún tipo de riesgo" de la que las protestas en esos países se contagien allí.

"Hay que recordar que Marruecos es un país que inició ya hace años un proceso de apertura democrática, un proceso de reformas políticas y sociales que hace que en este momento no haya ningún tipo de riesgo, por lo menos así lo estamos analizando nosotros", explicó Jiménez en declaraciones a la prensa. Según la ministra española, "la situación en Egipto y Túnez es muy diferente a Marruecos".