Un problema burocrático impide a Pedraz realizar la inspección ocular desde el lugar exacto del disparo que mató a Couso

El juez colocó trípodes en la habitación del hotel en la que murió el cámara para comprobar si podían verse desde el carro de combate
El juez Pedraz a su llegada a Bagdad
El juez Pedraz a su llegada a Bagdad
FAMILIARES DE COUSO

Problemas burocráticos y de seguridad alegados por las autoridades iraquíes impidieron este viernes al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, desplazado a Bagdag (Irak) para investigar la muerte del gallego José Couso, realizar la reconstrucción de los hechos desde el punto exacto desde el cual el carro de combate estadounidense habría disparado hacia el Hotel Palestina, donde se alojaba el cámara español el 8 de abril de 2003.

El magistrado tuvo que conformarse con grabar desde un lugar situado a unos cien metros del punto exacto en el que se encontraba el tanque, que presuntamente abrió fuego desde el puente Aljurumiya sobre el Tigris, han informado a Europa Press en fuentes jurídicas.

La delegación encabezada por Pedraz —que integran la secretaria judicial, cuatro abogados de la acusación particular, cuatro redactores testigos del ataque y varios periodistas—, se ha desplazado en la mañana de este viernes desde su hotel al lugar de los hechos en siete coches escoltados.

La primera parada ha sido el Hotel Palestina, donde Pedraz, acompañado de los periodistas Jon Sistiaga, Olga Rodríguez, Jesús Quiñonero y Carlos Hernández —compañeros del cámara cuando se produjo el ataque—, ha entrado en los restos de lo que fue la habitación de Couso en el piso 14 del Hotel Palestina. Allí ha colocado varios trípodes simulando los que usaban los cámaras el día de los hechos, y ha dejado a un intérprete para que hiciera el papel de Couso.

Pedraz también ha visitado el piso superior, el 15, donde se encontraba el cámara ucraniano Taras Protsyouk que también resultó muerto en el ataque.

Después, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1 se ha dirigido al puente Aljurumiya para comprobar si desde allí podrían apreciarse los trípodes colocados en el hotel. Sin embargo, por un problema de comunicación entre varios departamentos iraquíes, las autoridades han alegado problemas de seguridad y han impedido a la delegación colocarse en el punto exacto desde el que se realizó el disparo. El juez se ha tenido que conformarse con grabar a unos metros de distancia.

La comitiva judicial llegó el jueves a Bagdag, donde fue recibida por personal de la embajada de España ha recibido a la comitiva y trasladada al hotel donde permanecerá en los próximos días, ubicado dentro del recinto de seguridad del Aeropuerto.

El viaje de Pedraz se produce después de que las autoridades iraquíes le autorizaran de forma oficial el desplazamiento y comunicaran a la directora general de Cooperación Jurídica Internacional, Aurora Mejía, que el juez iraquí Shibad Ahmed acompañará a la delegación española en su recorrido por la capital iraquí. No ha acudido ningún representante de la Fiscalía porque el permiso desde Irak no llegó a tiempo.

Detención de tres militares

En julio de 2010 Pedraz reabrió por segunda vez la causa por orden del Tribunal Supremo y ordenó la busca y captura del teniente coronel Philip de Camp, el capitán Philip Wolford y el sargento Thomas Gibson, todos ellos de nacionalidad estadounidense, por un delito contra la comunidad internacional, en concurso con un delito de homicidio.

Según sus resoluciones judiciales, De Camp fue la persona que "dio la orden directa de disparar" contra el hotel Palestina a pesar de que sabía se encontraba en una zona civil y era ocupado por periodistas. Wolford, por su parte, transmitió la orden y Gibson fue "quien materialmente efectuó el disparo" que mató a Couso y a Prtosyuk y provocó heridas graves a otros tres reporteros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento