Feijóo apela a "consensuar" la solución "menos mala" para la caja y espera la propuesta de los directivos

Augura que está "lejos" el core capital de NCG de lo ahora exigido y acusa al Gobierno de "bancarizar" e "improvisación histórica"
Alberto Núñez Feijóo comparecerá en rolda de prensa para dar conta dos asuntos t
Alberto Núñez Feijóo comparecerá en rolda de prensa para dar conta dos asuntos t
XUNTA/Photographer: xoan crespo

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, apuesta por que la postura de Galicia, ante el nuevo escenario financiero que se abre por las exigencias del Gobierno central, vuelva a ser la del "mayor consenso económico, social y político posible" para "consensuar" la solución "menos mala" para la entidad. Asimismo, ha explicado que el Ejecutivo autonómico espera la propuesta que realicen los directivos de Novacaixagalicia para aclarar el camino en el contexto de nuevas ratios de solvencia.

En el contexto de esta llamada al consenso, iniciará contactos en los próximos días con todos los agentes implicados —como sucedió para impulsar la fusión Caixa Galicia y Caixanova— cuando haya "más claridad", con el objetivo de lograr una postura de "consenso" ante los nuevos criterios de solvencia, que califica de "improvisación histórica", y que han llevado a la Consellería de Facenda a elaborar un primer informe para analizar la situación.

En la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, que de forma excepcional se ha celebrado en viernes, el jefe del Ejecutivo autonómico ha aclarado que lo "óptimo" para Galicia era la caja única "solvente y gallega", pero entiende que ante las nuevos parámetros, que califica de "bandazos", la Comunidad gallega deberá trabajar para encontrar la solución "más beneficiosa". "Actuaremos con el máximo sentido de país", ha comprometido y proclamado que espera que "la postura de Galicia vuelva a ser de consenso".

Al respecto, ha asegurado que buscará la "fórmula para hacer un diagnóstico y tratamiento consensuado" y ha avanzado que, para defender la posición de Galicia, usará "las competencias" que le confieren a la Comunidad el Estatuto y la Constitución.

El presidente de la Xunta ha asegurado que su gobierno está "lleno de estupor y escepticismo", por el "constante cambio de reglas y por no saber a dónde quiere ir" el Ejecutivo central. Así, ha censurado que "no consultase ni a las entidades financieras, ni a las comunidades autónomas", que, recordó, "tienen tutela financiera" de acuerdo con el marco estatuario y constitucional.

Así las cosas, el dirigente autonómico garantizó que la Xunta "va a contar con la reflexión y propuestas" de los agentes políticos y sociales y, en el marco de las posibilidades y competencias, "buscará y apoyará la fórmula más beneficiosa para las empresas gallegas". "No vamos a responder a ningún otro interés", ha exhortado, al tiempo que ha insistido en la necesidad de conocer "qué es lo que se quiere" para poder tomar las decisiones.

Margen para recapitalizarse

El presidente gallego ha indicado que "hubo llamadas" por parte de la Consellería de Facenda para conocer el alcance de los cambios, al tiempo que la Xunta "se sigue reuniendo con los directivos" de la caja fusionada. "Nosotros vamos a estudiar todos los escenarios, pero no vamos a anticiparnos", ha señalado.

En esta línea, no se ha pronunciado sobre si hay margen de recapitalización de la caja fusionada y ha insistido en que debe despejarse primero cuáles son las ratios que se pedirán, puesto que, ha lamentado, las nuevas exigencias se conocieron "por rueda de prensa" y, además, "han cambiado" desde el lunes hasta el "jueves por la tarde" y con respecto al "jueves por la mañana".

Con todo, sí entiende que el índice de Novacaixagalicia debe "estar lejos" del core capital exigido por el Gobierno central a las cajas, entre un 9 y 10 por ciento. "Vamos a esperar al balance de febrero", ha indicado, a renglón seguido, al tiempo que ha matizado que esa situación de distancia es atribuible a que lo que se exigió a la fusión fueron otros parámetros.

Por ello, ha concluido que, si se confirman en un documento las ratios de solvencia demandadas, es porque "el Gobierno quiere convertir las cajas en bancos". "Es un bandazo normativo en el que todo parece indicar que el Gobierno no quiere que existan cajas de ahorro", ha sentenciado.

También en el informe de Facenda se recoge este extremo, de manera que se señala que el Ejecutivo central "pretende cambiar las reglas de juego para intentar eliminar la forma jurídica de las cajas, mediante una modificación de las prioridades y parámetros, con lo que se sitúan en una situación de desventaja al respecto de entidades bancarias", que no fueron obligadas a sobredotarse de provisiones.

Novacaixagalicia "cumple" lo mandado

Alberto Núñez Feijóo se ha mostrado muy crítico con los cambios anunciados por la ministra de Economía, Elena Salgado, puesto que implican que lo que "era solvente hace 15 días", ahora no lo es. Al respecto, ha incidido en que la caja única había dado los pasos que avalaba el Banco de España y el Gobierno central para la solvencia de la entidad y se ha mostrado cauto a la hora de "anticipar" el futuro de la entidad.

"Novacaixagalicia cumple y está cumpliendo lo que el Banco de España le mandó cumplir", ha recalcado Feijóo. De hecho, el informe que ha dado a conocer destaca que la entidad fusionada "está cumpliendo de manera satisfactoria las condiciones que se le impusieron en el mes de noviembre y está siguiendo la hoja de ruta tal y como fue aprobado por el órgano regulador" —el Banco de España—.

Entre los requisitos se encontraban las sobredotaciones para cumplir la pérdida esperada para los próximos años. "Si no se hubiesen destinados fondos a provisionar posibles pérdidas con cargo a reservas, la caja cumpliría", ha explicado el dirigente autonómico en referencia a que a las cajas se les pidió aumentar las provisiones, lo que les impidió reforzar su capital —criterio sobre el que ahora el Gobierno central exige demostrar la solvencia—.

En el documento llevado al Consello también se recoge que Novacaixagalicia realizó un ajuste de plantilla, que afecta a cerca del 30 por ciento de los trabajadores de servicios centrales y a una parte de la red comercial, con 650 inscritos al plan de prejubilaciones "pactado" con los sindicatos.

Asimismo, se está implantando una reducción de oficinas, el cual —recoge el informe de Facenda—, supone un "importante avance" en el proceso de integración informática que deberá culminar en la puesta en funcionamiento de los órganos de gobierno y el diseño de la puesta en marcha de un nuevo organigrama de organización.

De esta manera, el presidente de la Xunta ha advertido de que "el Gobierno no está corrigiendo algo que Galicia haya hecho mal, sino que se está corrigiendo a sí mismo". "Galicia aceptó de forma responsable y transparente todos los requisitos", ha aseverado Feijóo, quien ha señalado que, con los "bandazos y vaivenes" del Gobierno, "es muy difícil gestionar".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento