Lleida aprueba una moción del PP para vetar el arraigo a los inmigrantes incívicos

El pleno de Lleida ha aprobado este viernes una moción del PP para pedir al Gobierno central que deniegue la reagrupación familiar y el permiso de residencia por arraigo a los inmigrantes incívicos, previo informe municipal.
Inmigrantes
Inmigrantes
EP

El pleno de Lleida ha aprobado este viernes una moción del PP para pedir al Gobierno central que deniegue la reagrupación familiar y el permiso de residencia por arraigo a los inmigrantes incívicos, previo informe municipal.

La iniciativa del PP ha recibido el apoyo del equipo de gobierno, el PSC, por CiU y un concejal del grupo mixto y ha contado con el voto en contra de ICV y ERC.

La moción pide el Gobierno central a que el nuevo Reglamento de desarrollo de la ley de extranjería establezca la necesidad de un informe municipal preceptivo para estos trámites, en los que se contemplen las infracciones de las ordenanzas municipales de convivencia y civismo.

La calificación del informe como preceptivo ha sido la exigencia del PSC para apoyar la moción popular.

En el caso del arraigo, el documento exige que se otorgue a cada Ayuntamiento la potestad para comprobar la existencia de infracciones a las ordenanzas municipales, producidas por el solicitante o en el domicilio donde se declare residir.

Además, en el caso de haber recaído sanción firme por infracción grave, muy grave o reincidencia de las ordenanzas de civismo en los últimos doce meses, podrá constituir motivo suficiente para que la corporación local emita un informe negativo.

La calificación de grave, muy grave o reincidencia ha sido la precisión aportada por CiU para apoyar la moción.

El socialista Àngel Ros encabeza el Consistorio de Lleida, cuyo pleno está integrado por los 15 concejales de PSC, los seis de CiU, los dos que tienen tanto el PP como ERC, así como por el concejal de ICV-EA-EPM y uno independiente.

Oleada de mociones

Aprobaron una moción para vetar el arraigo y la reagrupación de los inmigrantes incívicos el pleno de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), encabezado por la socialista Núria Marín, y el de Salt (Girona), liderado por la alcaldesa del PSC Iolanda Pineda.

Badalona (Barcelona) aprobó una enmienda del gobierno municipal —formado por PSC, CiU y ERC— a una moción del PP, que presentará el mismo texto en todos los ayuntamientos catalanes en los que tiene representación.

El texto aprobado en Badalona no especifica que los informes deban ser vinculantes; no hace referencias a la reagrupación familiar, y reclama penalizar a los extranjeros con sanciones firmes por "infracciones graves, muy graves o reincidencia" de cualquiera de las ordenanzas municipales, no sólo las de civismo.

La moción del PP fue tumbada por el pleno municipal de Girona, Igualada y Terrassa (Barcelona), mientras que El Vendrell (Tarragona) ha trasladado la moción del gobierno municipal de CiU al Consejo Municipal de Convivencia y Civismo, antes de devolverla al pleno para su aprobación.

Han expresado su apoyo a vetar el arraigo de los incívicos el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), y el de Reus, Lluís Miquel Pérez (PSC), que también ha abogado por limitar su reagrupación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento