Kate Moss en Milán
Kate Moss en Milán junto a Mario Testino AP

Vestida de netgro, y acompañada por su fotógrafo de cámara, Mario Testino, el preferido por la difunta Lady Di, la vilipendiada top model, apenas maquillada y sin medias demostró que los escándalos, en el mundo de la moda, cotizan al alza.

La top se tapaba la boca constantemente mientras la grababan las cámaras y la inmortalizaban los reporteros , como si tuviera un problema en la dentadura o quisiera evitar que algún intérprete del lenguaje de los sordomudos pudiera leer en los labios sus  palabras. Semejantes técnicas no sólo se utilizan en España con Raquel Mosquera. En Italia, Inglaterra y Francia la prensa sensacionalista ha espabilado mucho. Kate Moss

 Sus problemas legales con la justicia británica, lejos de perjudicarla, parecen haber aumentado su cotización. Las fotos de la modelo consumiendo droga, publicadas por el Daily Mirror, provocaron una escalada de rescinsiones de contratos por parte de las principales firmas de moda. Pero Kate sigue siendo una estrella. Según ha publicado la prensa británica, Kate tiene intención de regresar a Londres. Desde el pasado mes de septiembre, reside en Los Angeles.