Martínez Olmos dijo que no entiende como la Comunidad madrileña puede hacer interpretaciones de una ley para facilitar el consumo de tabaco, y añadió que la interpretación que le ha llevado a elaborar el decreto es "contraria a la ley", que no contempla fumar en ningún lugar de los centros de trabajo.

El decreto del Gobierno de Madrid permitirá fumar en los bares y cafeterías de centros de trabajo que tengan licencia de hostelería y más de 100 metros cuadrados de superficie, así como en zonas reservadas para celebraciones privadas o institucionales y espacios al aire libre, que no estén dentro de centros educativos o sanitarios.

Así lo anunció ayer el consejero de Sanidad de Madrid, Manuel Lamela, al término del Consejo de Gobierno regional, que acordó remitir, para su informe preceptivo al Consejo Económico y Social y al Consejo de Estado, el texto definitivo del decreto.

Lamela señaló que el Decreto de la Comunidad "no es inconstitucional ni ilegal"
Lamela señaló que el Decreto de la Comunidad "no es inconstitucional ni ilegal" sino que palía la "falta de concreción y la inseguridad jurídica" de la ley estatal. José Martínez Olmos recordó a Lamela que la ley del tabaco no es del Gobierno, sino que se aprobó en el Parlamento con un "amplísimo" respaldo político.

Mostró su "sorpresa" por el hecho de que la Comunidad hable de "lagunas" en la ley y de que "aproveche posibles interpretaciones para dar más posibilidades de que la gente fume, cuando la ley intenta prevenir y dificultar el consumo de tabaco".

El Ministerio, atento

El secretario general de Sanidad dijo que el ministerio permanecerá atento al decreto que finalmente se apruebe, tras la tramitación iniciada hoy, pero adelantó que ese texto se pondrá en manos de los servicios jurídicos, y no se descarta ninguna "acción jurídica".

Para Martínez Olmos, la ley del tabaco, en vigor desde el pasado 1 de enero, está teniendo un "buen resultado por el comportamiento de los fumadores", y el seguimiento "es favorable".

NOTICIAS RELACIONADAS