Bilbao contará con un plan específico dirigido a evitar todo tipo de accidentes de tráfico en sus calles. Los últimos sucesos en la vía pública han llevado a los técnicos municipales a mover ficha para incrementar la seguridad en las calles de la ciudad. Los partidos políticos de la oposición, a su vez, han instado repetidas veces al Gobierno local que ponga medidas efectivas en las calles.

Ayer, en el pleno ordinario, lo hizo el PSE-EE, que solicitó la elaboración del mapa de puntos negros de la ciudad como modo de poner freno a los accidentes y tropellos. La concejala de Circulación y Transportes, Ibone Bengoetxea, aseguró que su departamento ya trabaja en la elaboración del «plan de movilidad segura».

Este plan de acción, según explicó la edil, se encargará de coordinar las diferentes áreas implicadas en la movilidad: Circulación, Obras y Servicios y Seguridad Ciudadana.

Según solicitaron los socialistas, se analizarán los accidentes de la ciudad, sus causas, los lugares más peligrosos y los grupos de riesgo. Las soluciones, desde la señalización hasta posibles obras para que las calles sean más seguras. manuel romero