Una biblioteca al aire libre
. Emma Ferrer
Es como debió sentirse ayer el hombre de la foto, que disfrutó él solo de un buen tramo del viejo cauce del Turia. Aprovechó la tranquilidad para viajar sin moverse de su banco gracias a la lectura.