Una pintura insecticida consigue matar al 90-100% de los mosquitos trasmisores de la malaria dentro de casas

La pintura insecticida INESFLY, creada por el doctora en Químicas valenciana Pilar Mateo, ha permitido unas tasas de mortalidad de mosquitos en el interior de casas de entre el 90-100 por cien y evitar asimismo las picaduras a los seis meses, lo que abre "muchísimas posibilidades" en la lucha contra la malaria, una enfermedad que causa un millón de muertes al año, especialmente en menores de 5 años africanos.
Mosquito de la malaria
Mosquito de la malaria
WIKIMEDIA COMMONS

La pintura insecticida INESFLY, creada por el doctora en Químicas valenciana Pilar Mateo, ha permitido unas tasas de mortalidad de mosquitos en el interior de casas de entre el 90-100 por cien y evitar asimismo las picaduras a los seis meses, lo que abre "muchísimas posibilidades" en la lucha contra la malaria, una enfermedad que causa un millón de muertes al año, especialmente en menores de 5 años africanos.

La doctora Pilar Mateo ha presentado este martes los resultados del proyecto financiado por la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo 'Malaria en África con la Tecnología de Microencapsulación Polimérica INESFLY', junto al profesor Santiago Mas Coma, que lo coordina, y que han sido publicados en la prestigiosa revista 'Malaria Journal'. Además, sus ventajas es que no tiene efectos tóxicos ni sobre el ser humano ni el medio Ambiente.

Al respecto, el profesor Santiago Comas, jefe del departamento de Parasitología y Biología Animal de la Universitat de Valencia y asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha destacado la importancia de estos resultados en un momento en el que las perspectivas en la lucha contra la malaria, la enfermedad infecciosa "más importante" de la humanidad, no son "nada halagüeñas" porque los mosquitos vectores que la trasmiten han creado resistencia a los pesticidas, y no sale ninguno nuevo en el mercado desde hace 20 años, así como a los medicamentos para impedir que los afectados siguieran trasmitiendo la enfermedad por picadura. Además, no tampoco se vislumbra una potencial vacuna para un futuro inmediato.

Sin embrago, este producto, producido por la empresa Industrias Químicas Inesba S.L de Paiporta (Valencia), se sustenta en una nueva tecnología de la microcápsula polimérica insecticida, que permite una liberación progresiva y controlada de los activos microencapsulados. De este modo, permite aunar en el mismo producto insecticidas y reguladores del crecimiento, que no pueden interactuar, y que sean liberadoras a lo largo del tiempo.

De este modo, se consigue no sólo disminuir la población de mosquitos matándolos incluso a distancia, sino que al regular además su crecimiento se impide que estos vectores de la enfermedad lleguen a crear residencia a la pintura al no permitir que las hembras pasen a las descendencia esta mutación.

Además, ha resultado que posee una tercera característica ventajosa: al ser una pintura soluble en agua se puede aplicar sobre cualquier superficie, lo que se ha comprobado que conlleva un efecto positivo de aumento de la autoestima de la gente que lo aplica en sus domicilios, ya que pieden verlo frente a otros insecticidas tradicionales que no tienen ninguna visibilidad. RESULTADOS

Para obtener la homologación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su permiso para ser utilizado como un producto insecticida en la lucha de una enfermedad infecciosa, ha tenido que superar las Fases I, de evaluación de efectividad en insectos en el laboratorio, y fase II, sobre insectos en zona de endemia. En estos momentos, está ya en desarrollándose en Burkina Faso en la fase III, que trata de evaluar el impacto epidemiológico y social sobre la enfermedad en humanos en mina de endemia.

Así, en la primera fase se estudio los efectos que tenía la pintura en laboratorio durante 12 meses sobre las superficies porosas de cemento y escayola y no porosas de madera y plástico sobre el mosquito Culex quinquefasciatus, conocido por las grandes molestias que causas sus picaduras porque "si no parara las picaduras de los mosquitos la gente no aceptaría el producto", ha indicado Mas Comas.

La pintura indujo una mortalidad del 93-100 por cien incluso un año después de haberse pintado las paredes. Además, se comprobó la fecundidad, fertilidad y emergencia de los estadios adultos de los mosquitos se veían reducidas incluso en aplicación de las dosis más bajas hasta los 9 meses de post-aplicación.

Por su parte, en la fase II se realizó en ensayos en seis casas construidas en la zona de alta endemia como es Benin y la eficacia de la pintura se evaluó sobre cepas tanto susceptibles como resientes a los insecticidas del mosquito Anopheles gambie, el mayor transmisor de la Malaria, además del Culex. A los seis meses las tasas de mortalidad de los mosquitos dentro de las casas fueron del 90-100 por ciento en poblaciones de mosquitos resistentes mientras que a los 9 meses la mortalidad fue del 90-93 por ciento en Anopheles gambie y del 55 por ciento en Culex.

Además, la pintura indujo un 90 por ciento de inhibición de los mosquitos a picar a humanos en situación de ausencia total de barreras. A los 12 meses se observó una eficacia residual a largo plazo del 60-80 por ciento y a mortalidad a distancia de 1 metro fue de 96-100 por ciento tras exposición en noche completa.

Mas Comas ha resultado que estos resultados de mortalidad, ya en contacto directo ya a distancia de la pared pintada, "viene a constituir una esperanza ya no sólo para las amplísimas áreas de endemia con resistencia a los piretroides, sino también para el control de la malaria en el mundo en general.

Por su parte, Mateo ha resaltado que se trata de "la única tecnológica" hoy por hoy que puede servir a los países pobres a luchar contra enfermedades infecciosas ya que cualquier otra que se presentarse en la actualidad tardía "muchos años" en poder desarrollarse.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento