El 23% de los murcianos considera que las empresas de la Región son "poco" responsables, según un estudio

Más del 75% afirma que la crisis económica afecta a la responsabilidad social de las empresas
Presentación Colegio Economistas de Murcia
Presentación Colegio Economistas de Murcia
EP

Los murcianos no perciben que las empresas murcianas sean muy responsables, según se desprende del estudio 'La percepción de los consumidores sobre la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en la Región de Murcia, Los efectos de la crisis económica' del Colegio de Economistas, siendo su consideración mayoritaria con un 60 por ciento como 'regular', seguido por 'poco' (23%) o nada en un 5,4 por ciento de los casos.

En cuanto a las razones, un 4,1 por ciento de los encuestados piensa que las empresas sólo buscan el beneficio y no demuestran que sus empresas sea responsables, así como una falta de compromiso con el medio ambiente (1,9 por ciento).

A pesar de ello, las empresas murcianas consideradas más responsables son, al igual que en el estudio de 2008, ElPozo, Hero, Estrella Levante y Cajamurcia, que en términos relativos con respecto al índice de respuesta suponen el 27,6 por ciento, el 16,9 por ciento, el 11,1% y el 7,6%, respectivamente.

Asimismo, más del 75 por ciento de los encuestados coincide en afirmar que la crisis económica "ya está afectando" o puede afectar a la responsabilidad social de las empresas, mientras un 5,2 por ciento considera lo contrario.

Aunque el 40 por ciento de los encuestados manifiesta no conocer el término Responsabilidad Social Empresarial y casi el 90% no ha visto o leído una memoria sobre ello, lo que supone un nivel de conocimiento menor al que se dio en estudio anterior, algo más de la mitad (51%) relaciona la RSE con la incidencia que la actividad empresarial puede tener en la sociedad y su compromiso con ella, por lo que atribuyen un claro componente social al término.

Según ha explicado, el coordinador del estudio, Longinos Marín Rives, esto pone de manifiesto una "incongruencia" entre la creciente tendencia e inquietud de las empresas por centrar la comunicación de la RSE en memorias, y el proceso de obtención de información del consumidor.

De hecho, casi el 67 por ciento de los encuestados manifiesta haberse interesado alguna vez por el comportamiento ético o responsable de una empresa, lo que supone, añadió Marín Rives, que "la mayoría de los encuestados están, al menos, algo interesados con respecto a las actividades que realizan las empresas pero no tienen la iniciativa de obtener la información leyendo".

Así casi el 50% se muestra interesado en las acciones que realizan las empresas en temas de responsabilidad social empresarial y en general de las actividades que desarrollan, organizan y realizan, existiendo inquietud, aunque, apuntó el coordinador del estudio, "se demuestra poco", puesto que menos del 50 por ciento de los encuestados ha declarado haber buscado o consultado información sobre la RSE.

Con respecto al papel que los encuestados atribuyen a las empresas en la Responsabilidad Social Empresarial, el 35,9 por ciento de los encuestados piensa que las empresas llevan a cabo estas políticas para que su empresa vaya mejor; un 25,6% para vender más y un 24,4 por ciento considera que la principal motivación es su preocupación por mejorar la sociedad.

En comparación con estudio anterior —2008— crece la sensación de que el interés de las empresas es por el reclamo publicitario o para incrementar sus ventas. Aunque el 36,3 por ciento de los encuestados percibe una mayor preocupación de las empresas por la sociedad y el medio ambiente, frente a un 24,8% que percibe lo contrario.

Preguntados por si consideran que el lugar habitual donde compran sus productos de alimentación y hogar es una empresa responsable, el 78,5 por ciento así lo cree, mientras que un 18,5% piensa que no lo es. Por otro lado, el 26,8% de los encuestados no sabe por qué la empresa donde realiza sus compras es responsable; el 19 por ciento considera que es porque la empresas está comprometida con la satisfacción de sus clientes, un 10% piensa que lo es por la oferta de productos y un 7,8% lo asocia a la calidad-precio.

Lo que está claro es que los encuestados tienen en cuenta la importancia de los derechos del cliente a la hora de determinar si una empresa es responsable ante la sociedad, así como la conciliación entre la vida laboral y familiar, medidas y mejoras para sus empleados.

Entre los aspectos más valorados por los encuestados se encuentra el de mejorar a sus empleados y generar empleo, "esto bien puede deberse a la crisis actual, que sin duda ha hecho del desempleo la mayor preocupación de la sociedad española", señaló el coordinador del estudio.

Más dispuestos que antes a comprar productos responsables

Ante dos productos similares, el 45,2 por ciento de los preguntados consideraría comprar el producto que proviene de la empresa más responsable aun en el caso en que fuera un poco más caro; porcentaje que ha crecido un 8 por ciento con respecto al estudio de 2008. Aunque el 15,9 por ciento no estaría dispuesto a pagar precio adicional por la adquisición de un producto responsable, cifra que se ve reducida casi a la mitad con respecto a 2008.

Esta reducción, explicó Marín Rives, se ve suplida por un aumento de aquellos que pagarían entre el 1 y el 4 por ciento, que se incrementa del 45,3 al 57 por ciento. "Esto demuestra que a pesar de la crisis hay una mayor proporción de encuestados que ya han pasado de no estar dispuestos a pagar nada en absoluto a pagar un mínimo porcentaje", indicó.

Por otro lado, e igual debido a los efectos de la crisis "que puede provocar reticencia" a la hora de pagar más dinero por algo, hay una proporción mucho menor de encuestados que estarían dispuestos a pagar mayores porcentajes por un producto ético o responsable.

A lo que se une que más del 70 por ciento de los encuestados, al menos en algunas ocasiones, sí tiene en cuenta criterios éticos o medioambientales a la hora de realizar sus compras.

La institución pública debe impulsar la rse

Casi la totalidad de los encuestados (94,1%) cree que las instituciones públicas deberían impulsar la RSE, frente a un 4,8 por ciento que considera lo contrario.

Como alternativas a tener en cuenta destacan favorecer a las empresas responsables en contratos públicos, dar subvenciones a las empresas para que se implanten sistemas de RSE, rebajando impuestos a las empresas socialmente responsables, o favorecer la generación de empleo entre gente joven y la adopción de medidas medioambientales.

Asimismo, los encuestados consideran que esta política supone una mejor reputación para la empresa, una mayor credibilidad y aceptación ante la sociedad y más fidelidad de sus clientes.

A juicio de Longinos Marín, se confirma la idea de que una política activa de RSE genera en la percepción ciudadana una mejor reputación de la empresa. De hecho, señaló, casi el 90 por ciento de los encuestados cree que se debería crear un logotipo identificativo en los productos para que los consumidores pudieran distinguir qué empresa es responsable.

Este porcentaje ha aumentado en casi seis puntos porcentuales con respecto a 2008, lo que supone, "que en la medida en que las empresas dispongan de este mecanismo, los ciudadanos se encontrarán en disposición de tomarlo en cuenta a la hora de realizar sus compras".

"Hay que concienciarse que la responsabilidad social empresarial es un elemento de competitividad, puesto que las empresas que han aguantado ante la crisis es porque han sido responsables a lo largo del tiempo, desapareciendo los piratas, los asaltatrenes, los oportunistas, en definitiva los irresponsables", concluyó el decano del Colegio de Economistas de Murcia, Ramón Madrid. "Los valores son los valores haya o no crisis y aquí también se trata de ser honrados y transparentes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento