Todos ellos pertenecían a la banda de los latin kings y son «extremadamente peligrosos», según la Guardia Civil.

El grupo, acusado de asociación ilícita, tenencia de armas, agresiones y coacciones, estaba liderado por una mujer.

Su detención ha sido posible por el testimonio de otros seis latin kings, arrestados por una violación colectiva en Villalba.