Elena Salgado
La vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado. ARCHIVO

La vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Elena Salgado, ha anunciado por sorpresa este lunes una serie de medidas que afectarán de lleno a las cajas de ahorro y al sistema financiero español con el fin de "eliminar dudas" sobre el mercado nacional.

El Gobierno, ha explicado, va a exigir a estas entidades que aumenten su capital básico para cumplir con los estándares mínimos internacionales. Las condiciones de la nueva normativa europea Basilea III, que debían aplicarse obligatoriamente en 2013, se adelantan en España; de hecho, los balances a 31 de diciembre de 2010 se evaluarán ya con esta metodología.

Además, el Gobierno ha elevado al 8%, con carácter general -antes estaba en el 6%-, ese mínimo de capital básico de los activos ponderados por riesgo. Las cajas que no cumplan este requisito, ha explicado Salgado, deberán buscar el dinero en el mercado; si no lo consiguen, el Banco de España tendrá que intervenir.

Estrategia unilateral

Hasta 20.000 millones harán falta para la recapitalización de las cajas. Así, el Gobierno solicitará al Banco de España que determine cuáles son las necesidades de capital adicionales de todas las entidades que no alcancen la exigencia del 8%, y éstas, a su vez, deberán plantear "de forma unilateral una estrategia" para cuya aplicación tendrán de lazo hasta el mes de septiembre.

Después de verano, el BE determinará qué cajas "no tienen una perspectiva razonable de alcanzar el mínimo de capitalización" y entonces el capital "deberá ser cubierto": el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, creado a raíz de la crisis en 2008) invertirá entonces en acciones "de manera temporal" -con un horizonte "limitado inferior a 5 años"- para salvar su situación.

Pero lo hará "mediante acciones en un banco". Es decir, las cajas deben de convertirse en bancos y así el Ejecutivo entrará en su accionariado "en condiciones de mercado". Con estas medidas, el Gobierno busca "garantizar la canalización del crédito hacia nuestra economía, familias, y empresas" y mostrar a los agentes internacionales que la solvencia del sistema financiero es "notable".

Fuerte reestructuración

Salgado ha precisado, asimismo, que el mínimo de capital básico será superior al 8%, en un nivel a determinar, "para las entidades que no cotizan, para las que no tienen una presencia significativa de inversores privados y para las que además tengan una dependencia de los mercados de financiación mayoristas superior al 20% de los activos".

Para convertirse en bancos, las cajas tendrán que llevar a cabo una fuerte reestructuración de sus órganos directivos; tendrán que modificar sus órganos de gobierno para atraer al capital privado, además de presentar un plan de viabilidad que contemple la entrada de inversores privados en sustitución del FROB.

Estas nuevas medidas, que obligarán a cambiar la normativa del FROB y la de recursos propios de las entidades financieras, se realizarán mediante un Real Decreto Ley que el Gobierno espera consensuar con el respeto de partidos políticos.