Harry Potter
Dos pequeñas que consiguieron la anhelada última entrega de Harry Potter en Pamplona (EFE)

La editorial Salamandra, que publica el famoso libro de J.K. Rowling, consiguió mantener la incertidumbre, incluso en lo que se refiere a la portada, hasta las seis y media de la tarde, hora en la que los "magos" vendedores realizaron su operación de márketing y destaparon el vellocino de oro, es decir, el libro que leerán millones de niños de habla hispana.

En la portada de la nueva entrega aparece Harry Potter, ya no tan niño, con el anciano profesor Dumbledore, ambos con la varita en la mano y con gafas, a bordo de una barcaza en medio de un resplandor.

Así, desde ayer, el libro ya está a la venta en España, América Latina y Estados Unidos, con una tirada inicial que supera el millón de ejemplares y con varias versiones para adaptarse a los modismos idiomáticos de cada zona.

A muchos nos ha abierto las puertas hacia otras lecturas

En Madrid, en una de las librerías más céntricas, la Casa del Libro, el mago Aisman, campeón de ilusionismo de España, fue el encargado de hacer aparecer los libros ante una multitud de muchachos, muchos de ellos de 18 años, como Yolanda, quien ataviada con un disfraz de bruja, aseguró que su generación había crecido con Potter."A muchos nos ha abierto las puertas hacia otras lecturas", señaló.

Una empleada de FNAC muestra un ejemplar de Harry Potter (Foto: Efe)En otra de las grandes superficies, la FNAC, los niños y mayores que se acercaron al centro para comprar o recoger sus ejemplares reservados, recibieron una chapa de la escuela de magia Hogwarts y, en compañía de un mago y una maquilladora, que ayudó a los más jóvenes a disfrazarse, consiguieron hacer menos dura la espera para adquirir su volumen.

También en la capital, El Corte Inglés se unió a la fiebre Potter y recreó en su centro del Paseo de Castellana el callejón Diagon, lugar en el que Harry y sus amigos se proveen de sus artilugios de magia, y donde por una vez se permitió el paso a "muggles" o "no magos" para la compra del último ejemplar de la saga.

"No me lo esperaba así", dijo Joaquín, de diecisiete años, en referencia a la portada del ejemplar. Hermion, Ron y otros amigos tampoco faltaron a la cita, y divirtieron a los más pequeños con juegos de magia, retratos de los asistentes y otras representaciones teatrales.

Puede ser un buen momento para que acabe, no se debe prolongar demasiado o perderá fuerza

Ana, de quince años, mostró también su tristeza por la proximidad del final de la historia, pero reconoció que "puede ser un buen momento para que acabe, no se debe prolongar demasiado o perderá fuerza".

En Barcelona, también cundió la fiesta y se llegaron a formar colas de trescientas personas en algunas de las grandes librerías.

En la FNAC-Triangle, los empleados, ataviados con las populares gafas de Harry, fueron reponiendo con toda celeridad los ejemplares que los clientes se llevaban con entusiasmo, más de la versión en castellano que la traducción catalana, de la que Empuries ha editado 100.000 ejemplares.

La gente se agolpaba para conseguir un ejemplar (Foto: Efe)En la Casa del Libro, donde había colas desde antes de las cinco de la tarde, los empleados fueron disfrazados de magos de Hogwarts; además, organizaron un "trivial".

Libreros catalanes señalaron que la mayoría de los que acercaron a adquirir un ejemplar de la nueva entrega de Potter tenía entre 12 y 16 años.

En Sevilla, las puertas de una de las principales librerías de la ciudad se vieron colapsadas por el centenar de personas que acudieron para adquirir su ejemplar.

Y en Málaga, niños y no tan niños aguardaron con nervios e impaciencia el momento de poder comprar su ejemplar, y en la librería "Luces" los jóvenes "asaltaron la reja como en el Rocío", dijo a Efe una de las responsables del local.

De parecida manera se han comportado el público y los establecimientos en Galicia, donde tres de las librerías de mayor tradición de la Comunidad han recibido numerosas peticiones de lectores para que se les reservara un ejemplar, y donde magos como Zoupo han amenizado las horas de espera.

En Pamplona también corrió la fiebre Potter, y sus librerías más importantes se convirtieron en salas de magia improvisadas.

Valencia hizo lo propio con los jóvenes y las librerías pusieron a la venta numerosos ejemplares del último Harry Potter, tanto en castellano como en valenciano.

En la sexta entrega, la más inquietante de la serie, en opinión de algunos críticos, dos alumnos de Hogwarts son brutalmente atacados y Harry Potter, que ha cumplido ya los 16 años, emprende una dura batalla contra el malvado Lord Voldemort.

Desde su aparición, las aventuras del mago, que también han sido llevadas la cine, han vendido más de 30 millones de ejemplares y han sido traducidas a cerca de 150 idiomas en todo el mundo.

         NOTICIAS RELACIONADAS

  • ESPECIAL: Harry Potter