El artista zaragozano José Luis Balagueró reúne en el Museo Ibercaja Camón Aznar de la capital aragonesa su obra más libre y personal, una selección de trabajos realizados entre los años 2004 y 2010 de un pintor referente de la abstracción y de la Generación de los 50.

La muestra 'Balagueró', que podrá visitarse desde este jueves, 20 de enero, y hasta el 13 de marzo, ha sido presentada en rueda de prensa por el artista José Luis Balagueró, la directora de la Obra Social de Ibercaja, Teresa Fernández, y la responsable de programas de Educación y Cultura de la entidad, Magdalena Lasala.

La exposición se compone de 31 pinturas, algunas de ellas sobre madera, y siete esculturas, una obra reciente con la que "me siento muy libre", ha relatado el artista, al explicar que esa libertad es "el resultado de tantos años de pintura".

Ahora "es la época en que me siento más libre" y en la que "soy yo" en cada trabajo, ha comentado, al subrayar que "nadie pinta como yo". "No puedo parar", ha confesado Balagueró sobre su manera de crear, en la que "en un primer momento me emocionan los colores y luego las formas", trabajando sobre ellas hasta alcanzar el resultado deseado.

En este sentido, el artista, muy emocionado, ha expresado que "la pintura no existe si no avanza" y, para conseguirlo, "hace falta coraje, paciencia y tenacidad". A su juicio, la pintura "es una ayuda para dar luz a eso que puede nacer" y para crear una obra "hace falta un poco de amistad, de comprensión y hacer un esfuerzo de imaginación".

Así es como el artista, nacido en Romanos (Zaragoza) en 1930, recrea en un lienzo la Alhambra o sugiere un mundo de colores y formas en las obras 'Ventanas a la calle', 'Viernes' y 'Cajas'. Entre sus obras más recientes, la muestra recoge siete esculturas en madera pintada, en las que utiliza también plástico, luz e, incluso, canicas, y pinturas sobre madera del año 2010, con la geometría como protagonista.

Reconocimiento al artista

Con esta exposición, Ibercaja realiza "un reconocimiento a la vida y trayectoria" de Balagueró, ha explicado Magdalena Lasala, al destacar que las obras expuestas demuestran "como la inquietud y la pasión del artista sigue vigente".

La responsable de programas de Educación y Cultura de Ibercaja ha subrayado también "el estilo personal" del aragonés que "impregna" sus obras de paisajes propios, de recuerdos de su infancia, y de una "intensa e inagotable curiosidad".

Su trabajo "da ejemplo de su vitalidad artística", ha valorado, al recordar que el artista, que fue una "pieza importante" en la creación del Museo de Arte Abstracto de Cuenca, se ha convertido en un referente de la Generación de los 50. TRAYECTORIA

Balagueró, que se inició en el arte con el paisaje y el bodegón de inspiración impresionista para caminar después hacia la abstracción, realizó su primera exposición en la sala de la Asociación de la Prensa de Zaragoza en 1956.

A partir de 1963, la abstracción se hizo cada vez más patente en su obra y sus primeros paisajes se convirtieron en espacios abiertos sin límites de horizontes. Formó parte del grupo de artistas que colaboraron con Fernando Zóbel en su proyecto para la creación del Museo de Arte Abstracto de Cuenca.

En 1965 viajó a Estados Unidos, donde permaneció diez años viviendo y trabajando en Chicago, con una producción que no se limitó al lienzo, sino que también creó collage, grabados, litografías, fotografías y montajes multimedia.

En 1975, el artista regresó a España y se instaló en Madrid, donde reside. En numerosas ocasiones ha viajado a Zaragoza, ciudad "que siempre he tenido en cuenta", y en la actualidad "quiero trabajar en España", ha apuntado Balagueró.

Su exposición en el Museo Ibercaja Camón Aznar de Zaragoza, que se inaugura este jueves a las 19.30 horas, podrá visitarse hasta el 13 de marzo en horario de martes a sábado, de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00 horas; y domingos y festivos, en horario de mañana.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.