Liza Minelli
Liza Minelli (© Korpa) CopyRight Korpa
Liza Minelli heredó la casa de su padre, el director cinematográfico Vicente Minelli, con una sola condición: que su última esposa, Lee, pudiera habitarla hasta su muerte.

Con lo que no contaba la oscarizada actriz, que pasó su infancia y adolescencia en esa mansión de Beverly hills, era con que su madrastra resultara ser una mujer de "larga duración".

Al grito de "Mama querida, o te vas o te voy" Liza ha vendido la casa y el usufructo de 98 años por la friolera de tres millones y medio de dólares.

Lee Minelli, de 98 años de edad, ha pasado los seis últimos pleiteando con su hijastra, que sacó la casa a la venta por primera vez en el 2000.

Dos años más tarde, en el 2002, la señora Minelli interpuso una demanda por violación de las condiciones de la herencia, pero no tardó en arrepentirse y retirarla, afirmando "No puedo demandar a Liza".

Ella es así...

Le cortaba la luz y el agua a su anciana madrastra
Mientras tanto, la Minelli se volcaba en sus tres pasatiempos favoritos: beberse hasta el agua de los floreros en compañía de Diana Ross, sacudir a su entonces marido David Gest -que denunció que la cantante adquiría "notable fuerza" después de consumir alcohol.- y cortarle la luz y el agua a su anciana madrastra.

Así que, al grito de "Mama querida, o te vas o te voy" Liza ha vendido la casa y el usufructo de 98 años por la friolera de tres millones y medio de dólares.

Que ya lo cantaba ella en uno de los temas centrales de la película que le valió el Oscar por Cabaret : "Money, Money, Money..."