La Audiencia Provincial de Granada ha condenado a una pena de cuatro años y medio de prisión a A.S.L., el preso que iba a ser indultado por la Hermandad de la Soledad el Viernes Santo de la pasada Semana Santa cuando fue sorprendido y detenido por la Guardia Civil con casi un kilo de cocaína que iba a destinar al narcotráfico.

Según han informado a Europa Press fuentes del caso, el hombre, de 31 años, ha reconocido que iba a vender la droga a terceros, y ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía de Granada, que inicialmente pedía para él 7 años de prisión por un delito contra la salud pública y que ha decidido finalmente rebajársela hasta los cuatro años y medio, con lo que el juicio previsto el pasado viernes 14 de enero en la Sección Segunda de la Audiencia no llegó a celebrarse.

En la causa también estaba implicado un ciudadano de nacionalidad colombiana, de iniciales J.L.V.L., que también se ha conformado con las acusaciones que se le imputaban y que ha aceptado una pena de tres años de prisión.

A.S.L. estaba interno en el Centro de Inserción Social (CIS), por lo que disfrutaba de un tercer grado y podía dormir en su casa. La Guardia Civil ya sospechaba de que podría estar implicado en asuntos de drogas, con lo estableció un dispositivo de vigilancia en torno a su domicilio, en la antigua Carretera de Málaga, en Granada capital, el pasado 29 de marzo de 2010.

Así, a las 21,30 horas de aquel día se encontró con J.L.V.L., que portaba una bolsa de color rojo que contenía 998,6 gramos de cocaína, que hubiera alcanzado en el mercado ilícito los 37.954,53 euros. La droga estaba destinada a su venta a A.S.L., transacción que sin embargo no pudo culminarse por la intervención de los agentes de la Guardia Civil, que detuvo a los dos implicados, en prisión preventiva desde entonces.

A.S.L. ya había sido condenado anteriormente por la Audiencia Provincial el 18 de septiembre de 2009 como autor de otro delito contra la salud pública a la pena de tres años de prisión y multa de 20.000 euros, condena que le iba a ser conmutada gracias al indulto que había solicitado para él la Hermandad de la Soledad.

La cofradía no otorgaba el privilegio del indulto desde 1928, y había decidido recuperar la tradición porque iba a cumplir los 450 años desde su fundación, que data de 1561, y quería "hacer un bien a alguien" que, aún habiendo cometido algún delito, pudiera estar a punto de cumplir su condena y completamente "normalizado", señaló el hermano mayor de la cofradía, José Antonio Alemán, que recibió como "mazazo" la noticia de la detención del reo.

El indulto, que se repetiría anualmente según la intención inicial, fue concedido por primera vez por la Reina Victoria Eugenia de Battenberg, Hermana Mayor Honoraria de la Hermandad y esposa del Rey Alfonso XIII, a quien se le solicitó con motivo de su onomástica en 1927.

La liberación del pasado 2 de abril de 2010 estaba previsto que se produjera durante la procesión al paso de la comitiva de la Hermandad por la calle Cárcel Baja con Placeta de Villamena. Allí se haría entrega del recluso a indultar, el cual se dirigiría a la Catedral Granadina, donde, según el protocolo aprobado por el arzobispo de Granada, se firmaría el acta de liberación y éste saldría simbólicamente por la Puerta del Perdón, incorporándose al cortejo penitencial de forma anónima.

Consulta aquí más noticias de Granada.