Le pasan una factura de 6.000 euros y después le cortan el gas porque no paga

  • Vanesa Toribio recibió en febrero de 2009 una factura de gas por importe de 5.692 euros, cuando hasta entonces pagaba como mucho ciento y pico euros.
  • Como no ha pagado lleva más de un año sin gas, a pesar de que hay un expediente abierto que impide que le corten el suministro.
Esta fue la factura de casi 6.000 euros que Vanesa Toribio recibió en su domicilio.
Esta fue la factura de casi 6.000 euros que Vanesa Toribio recibió en su domicilio.
20MINUTOS.ES

La pesadilla kafkiana de Vanesa Toribio comienza hace casi dos años, en febrero de 2009, cuando recibe en su casa una factura de Gas Natural por un importe de 5.692 euros. Vanesa, una mujer de 30 años, que en un piso de tres habitaciones en Talavera de la Reina (Toledo), sabe que debe de haber un error. Hasta ahora sus consumos mensuales habían oscilado entre los cincuenta y tantos y los ciento y pico euros, dependiendo de los meses y de si usaba o no calefacción; pero de repente su consumo se ha disparado, pasando de 4.500 pasos a 13.000.

Con un sueldo de apenas mil euros, que gana como cajera, y una hipoteca que se come gran parte de su nómina, Vanesa intenta solucionar el problema lo antes posible y se pone en contacto con Gas Natural.

La primera contestación de esta empresa, según su hermana Mar (que es la que cuenta la historia a 20minutos.es, dado el cuadro médico ansioso depresivo que sufre su hermana a raíz de este asunto), es que "se buscara un fontanero para que le solucionara el problema porque podría haber una fuga. Así, sin más, y eso que mi hermana vive encima de un supermercado".

Después, mejor asesorada, pide que le retiren el contador para que lo verifiquen. Paga las tasas correspondientes y espera el veredicto. Mientras, Gas Natural le ha instalado un segundo contador y la sigue apremiando para que solvente su deuda.

Le cortan el gas

Los meses pasan y Vanesa se niega a pagar una factura que ella considera un error. Sí quiere, sin embargo, estar al día de los consumos que le marcan su nuevo contador. No puede hacerlo, "la compañía del gas le exige que antes pague su deuda de casi 6.000 euros", explica Mar. De repente, el 2 de diciembre de 2009, su historia de un nuevo giro: el segundo contador desaparece. Vanessa se queda sin calefacción y agua caliente. Intenta denunciar 'el robo', pero la Policía le dice que no puede denunciar el robo de algo que no le pertenece, ya que el propietario del contador es Gas Natural.

Le han cortado el gas y se tiene que calentar el agua en la vitro, a pesar de que en marzo de ese mismo año, la Delegación de Toledo de la Consejería de Industria, Energía y Medio Ambiente le ha enviado una carta, firmada por un técnico, en la que se especifica que mientras se resuelve el expediente administrativo no se podrá proceder a la suspensión de suministro de gas, según el Real Decreto 1434. Vanessa intenta buscar un abogado de oficio, pero se lo deniegan. Su familia se convierte en su único apoyo.

La contestación sobre el contador supuestamente estropeado tarda en llegar y Vanesa se pone en contacto con la Delegación provincial del Servicio de Industria. Allí, según su hermana Mar, "no saben nada del contador y tienen que reclamárselo a Gas Natural". Por fin, en marzo de 2010, más de un año después de que llegara la factura del millón de las antiguas pesetas, Vanesa recibe una notificación del Laboratorio de Verificaciones de Gas que dice, como ha podido comprobar este medio, que "el contador no funciona correctamente, ya que no le funciona el integrador a ningún caudal". Las llamadas pidiendo explicaciones a Industria y Gas Natural se suceden. Nadie sabe darle una solución. Nadie sabe decirle cuándo le volverán a poner el gas. Las versiones sobre lo que pasa con su caso y su expediente se suceden. " Las cartas en las que se la amenaza con embargarle la nómina si no paga siguen llegando", denuncia Mar.

La deuda se reparte entre las hermanas

Para complicar más las cosas, junto a las cartas de los abogados de Gas Natural llegan nuevas facturas, y no solo para Vanesa, ahora también para su hermana Sandra , antigua copropietaria del piso, a la que se hace 'co-responsable' de la deuda. El enredo es ya monumental.

Con menos angustia que Vanesa, pero con sus mismas dificultades para encontrar respuestas, este medio se ha puesto en contacto con Gas Natural. En una primera versión dicen que "la Inspección constató que había existido un cruce de contadores con un vecino, y que durante más de un año se le cobró el consumo a otra persona". Es decir, explican, que la factura de Vanesa se debería a que se le ha cobrado de golpe el consumo no pagado durante un año. Pero Vanesa tiene facturas de 76 y 53 euros pagadas justo antes de la 'gran factura'.

Y si ese fuera el caso, que se hubiera producido un cruce de contadores, ¿de quién sería la responsabilidad? , pregunta 20minutos.es. "La instalación de los contadores la hace una empresa que depende de Gas Natural, pero no sabemos si se ha tratado de un error de la empresa instaladora, también se podría haber producido una manipulación del contador por parte de los vecinos". Existe un expediente abierto por Industria en el que se dice que el contador no funciona correctamente y también de que hay una carta que informa de que no se puede cortar el gas (ambos documentos en manos de este medio). No tienen constancia de nada de esto.

Nadie sabe dar una explicación

En la Dirección General de Industria en Toledo nadie sabe dar una explicación al problema de Vanesa. Informan de que, en principio, "no se puede proceder al corte del suministro, pero hay casos excepcionales" y si este lo es o no lo es, "no lo saben". También dicen que generalmente todos los contadores que se llevan a verificar están bien y que en realidad las facturas abultadas se deben "a un consumo elevado". Sí se ha dado algún caso de contadores estropeados, "pocos", según ellos, y en los casos en los que se ha cortado el gas, "rápidamente se ha restablecido el servicio". Desconocen las particularidades de este caso concreto y semanas después de constantes llamadas, siguen sin conocerlo. ¿Y el expediente que hablaba del contador estropeado se envió a Gas Natural? "Por lógica", explican, "cuando un contador se estropea se informa al cliente y a la compañía del gas", pero no saben decir si en este caso se hizo. ¿Y qué se hace cuando se constata que un contador está estropeado y se  le ha cobrado de más a una persona? "Sinceramente, no te sé decir", responden desde el otro lado del teléfono, "nunca he tenido un problema de este tipo".

En Gas Natural, mientras, han intentado hacerse una idea de lo que está pasando. Siguen sin recibir el expediente de Industria y afirman que "no les consta que el contador estuviera estropeado", pero explican que la deuda de 5.692 euros es ahora de solo 419 euros. ¿Y eso? "Porque ya han pagado lo demás".

Sin embargo, Mar, lo niega "no hemos pagado nada, es mentira. En principio seguimos con la deuda. He contado esta historia mil veces a mil personas distintas y cada una nos da una explicación diferente. Nosotros solo sabemos que el caso sigue adelante, a mi hermana le acaba de llegar una carta en la que hablan de iniciar un juicio monitorio y lleva dos años con una angustia horrorosa". El abogado que han contratado les ha recomendado que vayan a juicio para poder demostrar que todo ha sido un error, que están al corriente de todos los pagos y que el contador estaba estropeado.

A día de hoy Vanesa sigue sin calefacción ni agua caliente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento