El diputado de ERC por Girona en el Parlament, Pere Vigo, ha renunciado a su escaño en el Parlament por motivos de salud tras sufrir dos infartos a finales de la anterior legislatura, por lo que por "sensatez y responsabilidad" ha considerado oportuno abandonar la vida política.

"En política se hacen muchas cosas a deshora y ahora necesito una vida ordenada", ha comentado en rueda de prensa este jueves en la sede del partido en Girona.

Vigo ha comparecido acompañado del presidente de ERC en Girona, Josep Carrapiço, y el que será su sustituto en el Parlament, Pere Bosch, que iba de número tres en la lista y que ha había sido diputado en la anterior legislatura.

"Dejarlo en manos de Bosch es lo mejor", ha declarado el republicano, ya que así se completa el relevo generacional.

El mismo Bosch ha comentado que Vigo era "un referente que en su momento aportaba conceptos con la territorialidad", aunque ha añadido que le hubiera gustado entrar en el Parlament de otra manera.

Vigo ha destacado que la política, a la que seguirá vinculado como militante de ERC pero desde un segundo plano, le ha dado la capacidad de "tener los pies en el suelo".

Vigo, de 58 años, es militante de ERC desde el 1992, fue alcalde de Ribes de Freser de 1995 a 2003, vicepresidente de la Federación de Municipios de Catalunya de 1997 a 1999, y también trabajó para el Consejo Comarcal del Ripollès.

Diputado en el Parlament desde 1999, en esta última legislatura fue el presidente de la Comisión de Investigación del 'Caso Palau'.

Consulta aquí más noticias de Girona.