'La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, en Pleno Jurisdiccional celebrado el día de hoy, por mayoría de 12 a 3 ha decidido estimar el recurso del penado Henri Parot Navarro (...) y en consecuencia, acumular todas sus penas para el cumplimiento sucesivo por el penado, con la limitación de treinta años', informó el Tribunal Supremo en un comunicado.

El Supremo explicó que Parot tendrá que cumplir sucesivamente sus responsabilidades penales, y una vez que agote una pena a la que ya se le habrán aplicado las redenciones y los beneficios correspondientes, comenzará a cumplir la siguiente, sumando un total de 30 años, con lo que saldría de la cárcel en 2020.

La posible liberación del considerado como uno de los miembros más sanguinarios de la banda armada, que fue condenado a cerca de 5.000 años de cárcel, desató el enfrentamiento entre el Gobierno y el Partido Popular, que se congratularon el lunes de la decisión del Supremo.

Esta nueva jurisprudencia afectará a otros muchos etarras, que verán retrasada su salida de prisión.

'El Poder Judicial está estableciendo un criterio que emite un mensaje de tranquilidad a la hora de extremar el rigor de la ley penal y penitenciaria para que etarras condenados por delitos que hemos calificados muchas veces de monstruosos, con enormes responsabilidades penales, no puedan ser excarcelados sin haber cumplido íntegramente sus penas', dijo en rueda de prensa el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar.

El juez Baltasar Garzón también apoyó la decisión del Supremo.

'Lo que ha hecho es tratar de compatibilizar la interpretación actual de la norma, la realidad social que estamos viviendo sin quebrantar principios fundamentales y que haga compatible la respuesta penal de las instituciones (...) a un fenómeno como el del terrorismo, que no se entiende que pueda resultar un beneficio de esa categoría en atención a la gravedad de los crímenes cometidos', dijo Garzón a RNE.

VEINTISEIS CONDENAS

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional había acordado en abril de 2005 dividir la acumulación de condenas que se le habían impuesto a Parot en función de sus dos periodos de integración en ETA, pero el etarra pidió en un recurso que se le permitiese acumular condenas.

De este modo, pretendía que se aplicarían las redenciones y los beneficios a esta condena refundida y quedar antes en libertad, aspecto modificado ahora por el Supremo.

Parot está encarcelado desde 1990 cumpliendo 26 condenas por asesinatos y atentados cometidos entre 1978 y 1982, y entre 1984 y 1990.

Por otro lado, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska decidió la semana pasada procesar a Parot por integración en banda armada por una carta escrita a la dirección de ETA en la que pedía que continuase la lucha armada, por lo que podría retrasarse su salida de prisión.

Grande-Marlaska le ha procesado también por conspiración para cometer estragos y atentados, ya que en la misma carta que habría sido escrita en 2001, pedía atentados contra objetivos importantes y se preguntaba cómo no se había volado todavía la Audiencia Nacional.

/Por Raquel Castillo/