Cantabria registró en 2010 la cuarta mayor tasa de paro en España entre los menores de 25 años

El sindicato reclama medidas concretas para la creación de empleo juvenil
María Jesús Cedrún
María Jesús Cedrún
EP

Cantabria concluyó el año 2010 con una tasa de paro juvenil entre los menores de 25 años de un 25,8 por ciento, la cuarta más alta de España tras las registradas en Extremadura (33,3), Asturias (28,7) y Castilla La Mancha (27,7), según un informe elaborado por el departamento de Juventud de UGT con estadísticas del Ministerio de Trabajo y del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El informe del sindicato aclara que, aunque el año pasado el desempleo de los menores de 25 años descendió algo más de un 6% en la región (352 jóvenes menos en el paro), la tasa de paro juvenil repuntó casi tres puntos (2,76), más del doble que las demás edades, por una brusca caída de la población activa de más de un 16%, una de las más elevadas del país.

Según señala UGT en nota de prensa, Cantabria es una de las comunidades autónomas españolas donde más disminuyó el año pasado el número de trabajadores activos, que determina la tasa de paro junto con el número total de desempleados, aunque en el caso de los menores de 25 años lo hizo 16 veces más que en edades superiores.

De hecho, los jóvenes de menos de 25 años representan menos del 10% de toda la población activa regional (19.000 de un total de 274.700 en 2010), aunque el año pasado acapararon casi la mitad del descenso general acumulado, en concreto 3.800 de los 7.700 activos menos contabilizados en Cantabria.

El resultado, como subraya la secretaria general de UGT en Cantabria, María Jesús Cedrún, es que la región tiene una tasa de paro por debajo de la media nacional pero no porque su situación sea mejor, sino porque su tasa de actividad "es de las más bajas de España, sobre todo en las mujeres". "Y además, entre los más jóvenes, la tasa de paro supera en 10 puntos a la de las demás edades y en cinco puntos a la media de los jóvenes españoles", añade.

El informe del sindicato agrega que en el caso de los varones la tasa de paro de los menores de 25 años supera los 30 puntos (30,48), la segunda más alta del país en el mismo sexo, sólo superada por la de Extremadura (33,3); mientras que la femenina es de un 21,3, más de un punto por encima de la tasa de desempleo media de las mujeres jóvenes españolas.

Inversión para la creación de empleo

"Tanto los datos de desempleo como de contratación confirman que los más jóvenes han sido las primeras víctimas de la crisis y de una política laboral que en época de bonanza se centró exclusivamente en la precariedad, facilitando su actual expulsión del mercado laboral", recalca la responsable regional de UGT.

A su juicio, "se necesitan medidas para crear empleo juvenil y para ello se requiere de una política de inversiones, no sólo centrada en el recorte del gasto, porque si no hay inversión no hay empleo".

"Hasta ahora la política del Gobierno y del Ejecutivo autónomo, que ha paralizado el Plan de Empleo de la Concertación Social, sólo han provocado una profunda destrucción de empleo o en todo caso la creación de uno más temporal y precario que incluso también está vetado para los más jóvenes, y todo ello se agrava con una reforma laboral que en sólo seis meses ha generado más paro y la hegemonía de una contratación más eventual, de menos duración y con predominio de las jornadas parciales sobre las totales", matiza María Jesús Cedrún.

En opinión de la secretaria general de UGT en Cantabria, hay "serios problemas con la creación de empleo en una comunidad autónoma donde su juventud es de la menos emancipada del hogar de sus padres en toda España, según el último boletín del Observatorio Joven del Consejo de la Juventud, por lo que habrá que adoptar medidas urgentes para corregir esta situación".

Entre estas medidas, la responsable regional de UGT se ha referido también a la necesidad de "poner en marcha un plan formativo que dote a los jóvenes de una cualificación profesional acorde con las necesidades actuales y de futuro con el mercado laboral, ya que tenemos un elevado número de jóvenes sin estudios o con sólo los primarios y una formación profesional muy limitada".

Menor contratación juvenil

El informe de UGT ratifica el "visible empeoramiento de la situación de los más jóvenes en el mercado laboral de Cantabria con un descenso de más de un 4% de la contratación de los menores de 25 años en 2010, y más teniendo en cuenta que se compara con 2009, donde ya se registró una reducción de más de 10.000 contratos de trabajo suscritos por los más jóvenes, más del 40% del descenso general de la contratación en la región en comparación a 2008".

El sindicato aclara que en 2009, el año con peor balance de contratación en Cantabria desde que se dispone de estadísticas oficiales del Ministerio de Trabajo, la región registró un brusco descenso de más de 26.000 contratos, 5.229 indefinidos y 21.664 temporales, "y en 2010 esta paralización de la contratación se ha mantenido".

De hecho, en 2010 la contratación indefinida en todas las edades volvió a descender en un millar de contratos y la temporal apenas aumentó en 3.000 contratos en comparación al "negativo" ejercicio de 2009 "y sólo gracias a un incremento de la modalidad más temporal y precaria", el contrato eventual por circunstancias de producción.

Ahora bien, como subraya el informe de UGT, la contratación de los más jóvenes volvió a descender el año pasado y en este caso tanto la indefinida como la temporal, tras acumularse un balance de 32.743 contratos de trabajo, apenas un 21% de los 154.453 registrados, de los que menos de un 6% (1.859) fueron indefinidos (un 8,37% en edades superiores).

La contratación juvenil acaparó un 43% al descenso general de la contratación estable en la región en 2010 (435 de los 1.000 contratos indefinidos menos contabilizados) y un balance negativo de 978 contratos temporales menos que en el año anterior (-3,07%).

En este sentido, el informe de UGT destaca que gran parte del menor número de contratos indefinidos firmados por jóvenes de menos de 25 años en Cantabria a lo largo de 2010 corresponden a los de fomento de la contratación indefinida (-144 contratos) y a una disminución de 226 conversiones de contratos temporales en estables, reducción similar a la registrada en las demás edades (-245).

En lo que respecta a la contratación temporal, los menores de 25 años presentan un balance negativo en las tres grandes modalidades contractuales (obra y servicio, eventuales por circunstancias de producción e interinidad) que, por el contrario, han propiciado el incremento en edades más avanzadas, sobre todo el eventual.

Mientras que en los contratos temporales por obra y servicio los menores de 25 años registran una reducción de 768 contratos (por 831 menos en los varones) en comparación al año 2009, las demás edades cuentan con un incremento de 588 (por un aumento de 729 en las mujeres).

Lo propio sucede con el eventual por circunstancias de producción, el más temporal y precario y el que más ha crecido en 2010 hasta representar el 46% de toda la contratación regional; que entre los más jóvenes ha disminuido casi un 1% (-106 contratos) y aumentado cerca de un 6% en las demás edades (+2.751 contratos).

Los de interinidad, que aportan 771 contratos más que en 2009 a los mayores de 25 años, también se reducen entre los más jóvenes en un 0,9% con 39 menos que en el año anterior.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento