Colaboradora de Wikileaks
Birgitta Jónsdóttir, diputada del parlamento islandés y colaboradora de Wikileaks. WIKIPEDIA

La política islandesa Birgitta Jónsdóttir, miembro del parlamento de Islandia y antigua voluntaria de Wikileaks ha confirmado la orden que ha hecho el Departamento de Justicia de EE UU a Twitter para que le facilite sus mensajes publicados en esta red social, según ha informado este sábado la cadena estadounidense CNN y el diario británico The Guardian.

Tengo suerte, soy representante en el parlamento. Pero, ¿y la otra gente? Esta orden, que emana del tribunal del distrito este de Virginia, solicita entre otros aspectos "nombres de suscriptores, de usuarios, direcciones de correo y residenciales", según los documentos del tribunal.

La información fue confirmada a través de Twitter por la diputada islandesa: "El Gobierno de Estados Unidos quiere saberlo todo sobre mis tweets (mensajes). ¿Acaso no saben que soy miembro del Parlamento de Islandia?", indica en uno de sus mensajes.

La diputada cree que esta maniobra "se trata de un mensaje, como si alguien se limitara a respirar al otro lado de la línea telefónica", aseguró en declaraciones a la cadena CNN. Jónsdóttir confirmó que había ayudado a producir el vídeo divulgado hace unos meses por Wikileaks en el que aparecía un helicóptero estadounidense disparando a civiles iraquíes en 2007.

Es mi deber hacer lo que pueda para detener este abuso Jónsdóttir ha pedido un encuentro con el embajador estadounidense en Islandia. "Al Departamento de Justicia se le ha ido completamente la cabeza", asegura.

"No se trata solo de mi información. Es una advertencia para cualquiera que tenga algo que ver con Wikileaks. Es completamente inaceptable que la justicia de EE UU presione de esta manera", asegura. Y concluye: "Tengo suerte, soy una representante en el parlamento. Pero, ¿y la otra gente? Es mi deber hacer lo que pueda para detener este abuso".

Entre la información solicitada por el Departamento de Justicia podrían encontrarse además los numerosos mensajes privados que los usuarios de Twitter se envían entre sí y que no aparecen en la cronología normal de mensajes, a la que cualquiera puede acceder.