Los comerciantes lamentan ser "recaudadores de impuestos" con las bolsas de plástico y denuncian falta de información

El Gobierno dice que "se ha explicado hasta la saciedad"
Bolsas de plástico
Bolsas de plástico
EP

Los comerciantes cántabros han lamentado la entrada en vigor del nuevo impuesto que grava con cinco céntimos el uso de las bolsas de plástico. Según aseguran, el Gobierno regional ha adoptado esta medida "sin contar" con el sector y rechazan la forma en que se ha aplicado, "de repente" y sin información al respecto, extremo este último que niega el Ejecutivo.

Los comerciantes, que consideran que se han convertido en "recaudadores de impuestos" con esta tasa, opinan que "lo normal" hubiera sido una moratoria "de cinco o seis meses" para ir informándose y adaptándose a la nueva situación.

"¿A quién se le ocurre hacer esas cosas? ¡A nadie!", reflexiona el presidente de la Federación de Comercio de Cantabria (Coercan), Miguel Ángel Cuerno, que critica el poco plazo transcurrido desde la publicación del nuevo hasta su entrada en vigor.

En declaraciones a Europa Press, Cuerno ha asegurado que los comerciantes "no saben lo que tienen que hacer". Lo lógico, ha insistido, es que el Gobierno antes de sacar la norma hubiera explicado y detallado el contenido de la misma, para que los comerciantes estuvieran "preparados".

Por todo ello, cree que en los próximos meses los empresarios del sector "asumirán este impuesto", ya que su tributación resulta "difícil de explicar" y "no saben cómo trasladarlo al cliente".

"se ha informado hasta la saciedad"

Sin embargo, fuentes de la Consejería de Economía han asegurado a esta agencia que sí "se ha informado" del impuesto y de su aplicación. "O los comerciantes lo cobran al consumidor o lo pagan ellos", son las opciones que, según las citadas fuentes, tienen los comercios a la hora de aplicar la nueva tasa.

Es una tarea, insisten, que "compete al comerciante". Desde el departamento que dirige Ángel Agudo también aseguran que la tributación del impuesto es "muy sencilla", similar a la del IVA.

Defienden que se trata de un impuesto "limpio", que se ha abordado en diferentes reuniones con "todas las asociaciones" del sector y "se ha explicado hasta la saciedad".

Desde el Gobierno han recalcado que se trata de un impuesto cuyo objetivo no es "recaudar", sino "disuadir y cambiar" un hábito de consumo "no saludable" y "contaminante". "Quien contamina, paga", resumen.

Fediscom cree que la tasa es "una piedra en el camino"

La Federación de Asociaciones Empresariales de la Distribución y el Comercio de Cantabria (Fediscom) ha lamentado la entrada en vigor del impuesto, que considera "una nueva piedra" en el "complicado camino" de los comerciantes.

El presidente de Fediscom, Miguel Rincón, insiste en que esta tasa "no tiene ni pies ni cabeza, ni en la forma ni en el fondo". Critica así que se trata de "un impuesto más" que tendrán que soportar las "dañadas economías de las familias", y por un bien —las bolsas de plástico— que hasta ahora el comerciante ofrecía "gratuitamente" al cliente.

Y aunque el Gobierno de Cantabria les "intenta convencer de que se trata de una medida medioambiental", los comerciantes están convencidos de que "realmente tiene un fin claramente recaudatorio".

En cualquier caso, creen que "lo más grave" de esta iniciativa no es el fondo, sino la forma ya que, a su juicio, se trata de una decisión "precipitada" que se ha adoptado "sin dialogar con el sector" y "sin valorar las consecuencias" que su entrada en vigor puede tener sobre las actividad comercial.

Santander shopping se adaptará "poco a poco"

Desde agrupaciones como Santander Shopping, que aglutina a los comercios del centro de la capital, han asegurado a Europa Press que están "preocupados" ante este impuesto, como ocurre con "toda cosa nueva" en el sector que, según recuerdan, es "un nexo de unión" entre la administración y los consumidores.

Tras indicar que este tipo de establecimientos "apenas" utiliza bolsas de plástico de un solo uso, Santander Shopping asegura que los comercios que aún las tienen "irán poco a poco" adaptándose a la situación y optarán por otras de materiales reciclables para evitar recaudar los cinco céntimos. El objetivo último es, según destacan, garantizar la "protección al medio ambiente".

Mercadona regalará bolsas en enero

La cadena de supermercados Mercadona ha optado por eliminar las bolsas de plástico de un solo uso y regalar a sus clientes bolsas reutilizables. Esto último lo hace desde el pasado día 3 y hasta el próximo 31 de enero. Y es que, a partir de febrero, empezará a cobrar estas nuevas bolsas.

En concreto, cobrará a 2 céntimos la pequeña, a 10 céntimos la grande y a 60 céntimos la de rafia, que tiene una media de 50 usos. Mientras, la bolsa grande se puede utilizar unas diez veces y la pequeña entre cinco o seis, según estimaciones del fabricante.

La iniciativa, puesta en marcha en los cinco Mercadona que hay en Cantabria (dos en Santander, uno en Torrelavega, uno en Reinosa y otro en Astillero), ha sido bien acogida por los clientes, que han "felicitado" a los supermercados por la medida, según han indicado a desde esta cadena a Europa Press.

Así, según señalan, no han recibido "queja" alguna por parte de los consumidores, ya que el fin último es la mejora del medio ambiente, aunque reconocen que a algún cliente les "ha extrañado" el cambio de bolsas.

En cualquier caso, el personal de Mercadona (en cada supermercado trabaja una media de 35 personas) están "dedicando tiempo" a explicar estos cambios a los consumidores.

La medida adoptada en Cantabria se está llevando a cabo al mismo tiempo en Andalucía, y también se puso en marcha el pasado mes de noviembre en Cataluña. En todas estas comunidades está habiendo una "buena acogida" entre los clientes. "Está funcionando muy bien", aseguran.

Eroski ofrece mejores bolsas y más baratas

Por su parte, los hipermercados Eroski optaron hace unos meses por cobrar las bolsas de un solo uso a un céntimo o devolver a los clientes ese céntimo por cada bolsa que no utilicen, algo que ha sido "muy apreciado" por los consumidores.

Las bolsas de un solo uso serán sustituidas por otras de unos 15 usos, que antes se cobraban a cinco céntimos y a partir de la entrada en vigor del impuesto costarán dos céntimos.

Se trata de bolsas de "más capacidad y más calidad", según han destacado a Europa Press fuentes de Eroski, que también han indicado que existe la posibilidad de adquirir una bolsa de rafia por 50 céntimos y cambiarla gratuitamente por otra igual cuando se deteriore y ya no sirva.

El objetivo de estas iniciativas es "premiar" a los clientes por hábitos como dejar de "consumir tantas bolsas". Creen además que cualquiera de las medidas adoptadas por Eroski son "mejores" que el hecho de cobrar cinco céntimos por bolsas reutilizables.

"Las nuestras no están sujetas a ese gravamen, son más baratas y mejores, de mayor capacidad y calidad", destacan.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento