Presidencia de la UE
El primer ministro belga, Yves Leterme (d), y su homólogo húngaro, Viktor Orban. LASZLO BALOGH / REUTERS

Los ataques contra el euro serán uno de los principales retos durante el actual semestre, dijo en Budapest el primer ministro belga, Yves Leterme, en la ceremonia de relevo de Bélgica por Hungría en la presidencia de la UE. Presidencia que comienza rodeada de polémica debido a la ley de prensa que rige en el país y que ha sido criticada por diversas instituciones comunitarias.

El jefe del gobierno de Bélgica, país que ha ejercido los pasados seis meses la presidencia de turno de la UE, adelantó que Hungría, que preside este semestre la Unión Europea, "seguramente se ocupará de este tema", pese a no ser miembro de la zona euro.

Por otra parte, el político belga definió otra de la tareas de la nueva presidencia de la UE, la de "dar fuerza y dinamismo a la estrategia 2020", y nombró como otra destacada la de fomentar el crecimiento y la creación de puestos de trabajo. "Entrego la presidencia lleno de esperanzas" concluyó Leterme en el acto organizado bajo la cúpula del Parlamento de Budapest, de estilo neobarroco, ante diplomáticos y la políticos. "Ahora se decidirá cómo será la UE dentro de 10 años", opinó el jefe de gobierno húngaro

Por su parte, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, adelantó que "la presidencia magiar no podrá hacer milagros", pero prometió trabajar para la "renovación de la Unión Europea". El acto se celebró bajo el lema de "Europa fuerte", y Orbán aseguró que la UE tendrá que responder a los cambios generados por la crisis económica y deberá "renovarse profundamente".

"Ahora se decidirá cómo será la UE dentro de 10 años", opinó el jefe de gobierno húngaro, y recordó que su país es "una nación milenaria". Hungría ha asumido el 1 de enero, por primera vez, la presidencia de la UE desde su integración comunitaria el 1 de mayo de 2004.

Este viernes se reúne en Budapest la Comisión Europea y el gobierno húngaro para tratar las prioridades de la presidencia magiar y seguramente se discuta la polémica ley de prensa, que ha generado fuertes críticas hacía el país, justo cuando Hungría inicia su primera presidencia de la UE.