A lo largo del debate se repitieron los posicionamientos y polémicas de los últimos tiempos, básicamente entre los "populares" y el resto de formaciones, excepto el PCTV-EHAK, que ni participó en las discusiones ni en las votaciones.

En el texto aprobado, con la abstención del PSE-EE y de EA y el rechazo del PP, el Parlamento insta al Gobierno de Vitoria a "trabajar por la solución dialogada de la situación de conflicto y violencia de nuestro país, así como a reconocer y reparar todo el sufrimiento que ha derivado de esta situación".

"Expresión del conflicto" 

Joseba Egibar, portavoz del PNV, ha explicado que se debe diferenciar pacificación y normalización política, y afirmó que el PNV y el nacionalismo en su conjunto es "una expresión del conflicto que dura casi doscientos años" que, dijo, se basa en la "negación de un pueblo y una nación".

ETA es otra expresión del conflicto

Egibar añadió que ETA es "otra expresión" del conflicto, "otra cosa es que se esté de acuerdo con lo que hace", y agregó que en una conversación le dijo a José María Aznar que es una "organización política que hace uso de las técnicas modernas de lucha de minorías contra mayorías, que son técnicas terroristas".

El portavoz del PNV concluyó que la clave para la resolución del "conflicto" reside en el "reconocimiento de la existencia de este pueblo y que tiene capacidad de decidir su futuro".

Sin precio político

José Antonio Pastor (PSE-EE) defendió otra enmienda en la que proponía un apoyo a la resolución del Congreso del año pasado, y sostuvo que el fin de la violencia "ni tiene ni puede tener precio político alguno, pero sabiendo que la política puede y debe contribuir al fin de la violencia".

El PP defiende la política antiterrorista para derribar al Gobierno

Pastor centró su intervención en criticar al PP, partido al que acusó de defender una política antiterrorista "no para acabar con ETA, sino para derribar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero".

Criticó la "deriva populista" del PP y recordó que el próximo mes se conmemorará el asesinato del concejal socialista de Orio Juan Priede, a manos de un etarra excarcelado cuando José María Aznar era presidente del Gobierno y Jaime Mayor ministro del Interior, sin que se oyera "ni una sola voz que dijera que (ambos) habían provocado o ayudado" esta muerte.

Sostuvo que si actualmente se hubiera producido un asesinato con estas circunstancias el PP no habría tardado "ni dos segundos" en acusar a Zapatero de ser "el causante del asesinato".

El enemigo a batir 

Leopoldo Barreda (PP) explicó que con su iniciativa quería dejar patente que los nacionalistas nunca han visto a ETA "como el enemigo a batir".

Barreda añadió que ETA no puede conseguir un rédito político "ni por haber matado, ni por dejar de matar ni por la posibilidad de que pueda volver a matar", y pidió que no se confunda la paz "con la paz de Azkoitia, con la humillación de las víctimas, la soberbia de los violentos, los alcaldes que miran hacia otro lado y el populacho juzgando a las viudas", en referencia con lo sucedido con la edil Pilas Elías, viuda de Ramón Baglietto.

    NOTICIAS RELACIONADAS